El príncipe Harry, sexto en la línea de sucesión de la corona británica, se casó pasadas las 12.30 (8.30 en Argentina) con la actriz estadounidense Meghan Markle en la Capilla de San Jorge del Castillo de Windsor, en cuyos alrededores se apostaron decenas de miles de personas que siguieron la ceremonia a través de pantallas gigantes.

La novia llegó al altar de la mano del príncipe Carlos, debido a la ausencia de su padre, Thomas Markle, por razones de salud y tras conocerse que se había prestado a escenificar unas fotos para unos paparazzi, un pecado capital desde que Diana de Gales murió perseguida por unos fotógrafos en París.

El príncipe Carlos, padre de Harry, la acompañó al altar. (AFP)

Tampoco estuvieron sus dos hermanastros, que criticaron fuertemente a la novia. La llegada de Doria Ragland, madre de Meghan, despertó fuertes aplausos del público, que también vivó el arribo de su hija y del resto de los integrantes de la monarquía, incluso la reina Isabel II, de 92 años.



Ofició la boda el reverendo David Conner, decano de Windsor, aunque antes brindó un encendido discurso el obispo afroamericano Michael Bruce Curry, de la Iglesia Episcopal de Estados Unidos, que habló de la pareja y el “poder del amor”.

Tras las palabras de Bruce Curry, el coro de gospel The Kingdom Choir interpretó una versión del clásico “Stand by me”, que en 1961 cantó por primera vez el norteamericano Benjamin E. King.

Luego, la pareja dio el “sí” frente al altar, intercambiaron los anillos y Conner “los proclamó marido y mujer. Lo que ha unido dios nadie podrá separarlo”, cerró el reverendo en la Capilla de San Jorge, ante unos 600 invitados. 

#PrinceHarry adorably wipes away a tear at the #RoyalWedding. ❤️

Una publicación compartida de People Magazine (@people) el

Tras la ceremonia, la pareja participará de una procesión de carruajes y saludará a los asistentes a la pequeña localidad de Windsor, ubicada a 34 kilómetros de Londres.

Markle será la primera mulata de la familia real que se recuerda, acercando más que nunca el palacio de Buckingham a los barrios jamaicanos de Londres, donde el enlace ha despertado también interés. 

El cantante Elton John, la presentadora de televisión Oprah Winfrey, los actores George Clooney e Idriss Elba, el exfutbolista David Beckham, o las ex novias de Enrique Chelsy Davy y Cressida Bonas, fueron algunas de las celebridades presentes.

Este sábado, la reina Isabel II de Inglaterra nombró a Harry duque de Sussex, conde de Dumbarton y barón de Kilkeel, respectivamente, un titulo nobiliario inglés, escocés y norirlandés, como manda la tradición. 

La actriz ostentará los mismos títulos en cuanto se case. Al final del paseo, de una media hora, se cerrará el telón al público y empezará la parte privada de la boda, con un almuerzo ofrecido por Isabel II en el castillo de Windsor y una fiesta de noche en la mansión Frogmore, gentileza del padre del novio, el príncipe Carlos de Gales. 

Fuente: AFP