Un nene de 11 años debió ser internado luego de ser sometido al juego "La calesita de la muerte", un virulento reto viral que consta de hacer girar un carrusel a la mayor velocidad posible.

El 12 de septiembre, Tyler Broome se encontraba con uno de sus amigos en un parque de la localidad británica de Tuxford, cuando unos jóvenes desconocidos se les acercaron y animaron a Tyler a sentarse en el volante del juego.

Acto seguido empezaron a hacer girar el carrusel, impulsándolo con la rueda trasera de una motocicleta, alcanzando así una velocidad descomunal.

Los niveles extremos de fuerza gravitatoria a los que fue sometido el nene, fueron similares a los que experimentan los pilotos de aviones de combate o astronautas en entornos controlados.

Tyles se demsayó, pero los jóvenes no se dan cuenta y entre risas continúan acelerando el motor de la moto, mientras una chica filma la "broma".

Dawn Hollingworth, madre del nene, lo llevó al hospital en donde los médicos primero tuvieron que investigar los síntomas debido a que nunca antes se habían topado con un caso similar.

La fuerza de gravedad a la que fue sometido Tyler forzó la entrada de líquido y sangre en el cerebro provocando que sus ojos se inflamaran y ocasionara problemas en la visión.

La Policía de Nottinghamshire inició una investigación sobre los hechos.