La ciudad de Chicago (Illinois) tampoco se salvó de una tendencia que cada vez se expande más entre los estados demócratas: la resistencia por parte de algunos sectores a la vacuna obligatoria, o “vaccine mandates”, esta vez, desde la Policía. Desde el gobierno municipal anunciaron que van a suspender sin goce de sueldo a todos los uniformados que no se encuentren inoculados contra el Covid-19.

Así lo anunció la alcaldesa Lori Lightfoot, quien está a a cargo de dirigir una de las ciudades con mayor tasa de asesinatos  en los Estados Unidos. “Eso es lo que está en juego: la legitimidad de la policía local. (…) Por eso estamos en un decreto de consentimiento, por ese tipo de mentalidad. Ya no vamos a tener eso. Es un nuevo día en la ciudad de Chicago. Espero que los agentes de policía cumplan su juramento, no empañen su placa y sigan las órdenes y directivas legales que se les han dado”, remarcó.

Lori Lightfoot fue electa como alcaldesa en el 2019.

Además, agregó que “es por eso que nuestros residentes no confían en la policía. Esos residentes tienen derecho a esperar que esos oficiales no los enfermen. Los residentes tienen derecho a saber que los empleados de la ciudad de Chicago se toman su salud y su bienestar tan en serio como la propia y la de su familia".

Recordando el origen del conflicto, la administración de Joe Biden, sumado a todas las jurisdicciones demócratas, han promovido la obligatoriedad de las vacunas, mientras que los estados rojos no quieren saber nada con el asunto. Para muestra un botón, el gobernador de Texas, Gregg Abbott, firmó hace unos días una orden ejecutiva para prohibir cualquier medida que implique la vacuna obligatoria contra el Covid-19. "La vacuna Covid-19 es segura, eficaz y nuestra mejor defensa contra el virus, pero debe seguir siendo voluntaria y nunca forzada", indicó en un comunicado.

En Chicago, el conflicto los disputan dos bandos: la alcaldía y el sindicato de Policía, que lidera John Catanzara, quien instó a los más de 13.000 oficiales que integran su gremio a resistir el “atropello”, ya que "no hay forma de que puedan mantener una fuerza laboral del departamento de policía al 50% de su capacidad o menos durante más de siete días sin que algo se mueva".

"He dejado muy claro mi posición en cuanto a la vacuna, pero no creo que la ciudad tenga la autoridad para exigir eso a nadie y mucho menos esa información sobre su historial médico y cambiar las condiciones de empleo", añadió.

John Catanzara anticipó que no cederá en la disputa por la vacuna obligatoria.

El dirigente también dejó  en claro que no piensa dar el brazo a torcer en este tira y afloje. "Si sospechamos que las cifras son ciertas y tenemos un gran número de nuestros miembros que se mantienen firmes en sus creencias de que se trata de una extralimitación, y no van a proporcionar la información en el portal ni a someterse a pruebas, entonces es seguro decir que la ciudad de Chicago tendrá una fuerza policial al 50% o menos para este fin de semana que se aproxima”, manifestó.

Por su parte, Lightfoot no se quedó atrás y acusó a Catanzara de "engañar deliberadamente" a los oficiales de policía y de "inducir una insurrección","mintiendo sobre los requisitos de la política y afirmando falsamente que no habrá represalias si se niegan a seguir una directiva u orden de la Ciudad y el Departamento".

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos