En medio de una jornada marcada por el debate sobre el aborto en el Senado de la Nación, en el Vaticano, un grupo de militantes en contra del proyecto de la interrupción legal del embarazo desplegó este miércoles una bandera celeste con la inscripción "Salvemos las dos vidas".

El Papa Francisco volvió a utilizar su imagen para actuar políticamente, como sucedió en mayo pasado, cuando sostuvo que "Los nenes por nacer siempre son bienvenidos. Porque, en definitiva, la vida siempre debe cuidarse y ser amada desde el momento de la concepción hasta el ocaso natural".

El Papa saludando a militantes argentinos con la bandera "Salvemos las dos vidas" 

El Sumo Pontífice aclaró que "este amor por los demás no puede reservarse para momentos excepcionales", sino que debe convertirse "en la constante de nuestra existencia".

Una vez más, el Santo Padre recordó el valor sagrado de la vida humana, "valor que da Dios por cada criatura" y, como hace algunos meses, afirmó que "la vida siempre debe ser protegida y amada desde la concepción hasta su ocaso natural”.