Keith Raniere, fundador de NXIVM, una compañía de autoayuda estadounidense, comparece este martes ante un juez federal de Texas, en EE.UU., luego de que fuera arrestado en México por su presunta responsabilidad en una organización de esclavitud sexual.

Raniere, de 57 años, fue detenido el pasado domingo en Puerto Vallarta, en Jalisco (México), y deportado a EE.UU., según detalló el fiscal federal para el Distrito Este de Nueva York, Richard P. Donoghue.

Los delitos que se le imputan son los de tráfico sexual, conspiración para trabajo sexual y conspiración para trabajo forzado en contra de mujeres, dio a conocer Donoghue, reseña Aristegui Noticias.

Un video colgado en Twitter registró el momento en que autoridades de la Policía Federal mexicana se llevaron detenido a Raniere.

NXIVM opera en EE.UU., Canadá y México. Según su página de Internet, fue fundada en 1998 por Raniere, decrito como "científico, matemático, filósofo y emprendedor", y Nancy Salzman, "una de las mejores entrenadoras a nivel mundial en el campo del potencial humano".

¿De qué se le acusa?

La compañía se presenta como una comunidad "guiada por principios humanitarios" para capacitar a personas. Sin embargo, los documentos de imputación señalan que era una sociedad secreta compuesta por esclavas sexuales.

Esta detención ocurrió tras una demanda hecha en noviembre por un grupo de víctimas ante un tribunal en Nueva York, donde lo señalaban de los cargos que se le imputan.

El "gurú" fundador de NXIVM Creó una sociedad secreta de mujeres con las que tuvo relaciones sexuales y a las que marcaron las iniciales de su nombre en sus cuerpos. Además, se les amenazó con revelar datos y fotos íntimasy apoderarse de sus bienes si los delataban, informó el fiscal federal Donoghue.

Por su parte, el subdirector adjunto del FBI en Nueva York, William F. Sweeney, aseveró que Raniere cometió "un repugnante abuso de poder para denigrar y manipular a las mujeres", consideradas por este como sus esclavas sexuales.

La forma de marcar a sus víctimas, según Sweeny, era a través de quemaduras con metales calientes, como se realiza con el ganado, con la colaboración de otras mujeres que formaban parte de la estructura.

De igual manera, se le acusa de establecer un régimen estricto de alimentación, de entre 500 y 800 calorías diarias, para que las víctimas tuvieran "un cuerpo atractivo" para Raniere, publicó The New York Times.

"Estos son graves crímenes contra la humanidad, no solo son impactantes, sino desconcertantes", agregó Sweeney