"Se han atendido 72 casos de personas intoxicadas por el consumo de alcohol metílico. De este número, 31 son positivos para metanol en sangre, 32 son negativos y 9 casos están en investigación", agregó el comunicado del Ministerio.

Bebidas envenenadas. 

"Las intoxicaciones producidas por metanol son consecuencia del consumo de bebidas alcohólicas adulteradas, en cuyo interior se encuentra el alcohol metílico, sustancia química no apta para el consumo humano", señaló el municipio de Quito.

Las autoridades explicaron que esa sustancia una vez ingerida se distribuye rápidamente a los tejidos, principalmente al cerebro, ojos, hígado, entre otros, y los primeros síntomas se pueden presentar inmediatamente o dentro de las siguientes 72 horas.

En la mayoría de los casos los síntomas iniciales son embriaguez, somnolencia y vértigo, similar al producido por el alcohol etílico. Luego aparecen síntomas de resaca muchos más intensos de lo usual, como dolor de cabeza y de estómago, vómitos e incluso dificultad para respirar.

"Si el paciente no es tratado oportunamente esta sintomatología se agrava con disminución o pérdida completa de la visión, somnolencia, convulsiones y la muerte", alertaron los expertos.

El Ministerio y las autoridades de control hicieron un llamamiento a todos habitantes de Ecuador para que no consuman alcohol de dudosa procedencia, sin registro sanitario y comercializado de forma clandestina "porque implica un enorme riesgo a la vida".

Desde el 30 de octubre entidades públicas y municipales mantienen reuniones con autoridades sanitarias, delegados del Ministerio del Interior, el secretario metropolitano de Salud, la supervisora metropolitana de la Agencia de Control y funcionarios del Ayuntamiento para analizar la preocupante  situación.

En 2011, al menos 48 personas murieron en Ecuador por un aguardiente adulterado con metanol y cerca de 200 resultaron intoxicadas.