El cohete que salió la semana pasada de la nueva estación espacial de Beijín perdió el control y se acerca a la Tierra a toda velocidad. El Pentágono rastreó la ubicación de la nave y estimó que caerá este mismo fin de semana, y si bien expertos descartaron que caiga en áreas pobladas las redes se inundaron de memes hablando del posible meteorito. 

Varias entidades especializadas realizaron una estimación de la actual posición del cohete y las posibles zonas donde sus restos harán impacto, asumiendo que no se deshagan al atravezar la atmósfera. Las locaciones más populares son la costa de Madrid y Centroamérica.

Fuera de la posibilidad de que el cohete caiga en una zona poblada, expertos sostienen que lo más probable es que aterrice en algún océano. Los cálculos más recientes confirman que el destino aparente es el Océano Atlántico.

En el caso que los restos del cohete chino caigan en una zona poblada, según el tratado internacional de la Convención de Responsabilidad Espacial pactado en 1972 China deberá pagar por cualquier daño ya que cada país debe responsabilizarse por los objetos que lanzan al espacio.