Más de 300 personas que estaban en un club swinger en el oeste de Alemania tuvieron que ser evacuados en la mitad de la fiesta, luego que sonara la alarma de incendios y varios huéspedes comenzaran a sentirse mal por la inhalación de monóxido de carbono.

Los bomberos de la ciudad de Hattingen, entre Dortmund y Düsseldorf, en Renania del Norte-Westfalia, informaron el domingo que las personas fueron puestas a salvo.

Los swingers, que estaban vestidos sólo con batas, fueron llevados en colectivos para ser examinados en nosocomios cercanos.

Diez de ellos quedaron internados porque continuaban con mareos y vómitos y debieron seguir un tratamiento. 

 

Lo llamativo fue que en el operativo participaron 160 miembros de personal de emergencias.

El vocero del cuerpo de bomberos, Jens Herkströter, declaró: "Los servicios de emergencia del cuerpo de bomberos entraron en el club con protección respiratoria y evacuaron a unos 350 invitados. El edificio es muy espacioso y tiene varias plantas".

Lo insólito de esta caótica situación fue que en menos de 24 horas, el local volvió a abrir con su capacidad al máximo.

Ver comentarios