Francisco negó que piense renunciar en un futuro cercano, ratificó su visita a Canadá el mes próximo y adelantó que espera poder viajar pronto a Moscú y a Kiev para ayudar a la paz en medio de la guerra desatada por la invasión rusa a Ucrania.

"Nunca estuvo en mi cabeza. Por el momento no, de verdad", respondió el pontífice al ser consultado en una entrevista con la agencia de noticias Reuters, sobre los rumores de una eventual renuncia durante el verano europeo.

En ese marco, repitió que algún día podría llegar a evaluar la dimisión si su salud empeora, pero que "no se sabe, Dios dirá" al respecto. El pontífice argentino de 85 años fue operado en 2021 por una diverticulitis y este año se mostró en silla de ruedas por primera vez a partir de una dolencia en la rodilla derecha que lo obligó a suspender el viaje previsto a Sudán del Sur y a la República Democrática del Congo del 2 al 7 de julio y que aseguró poder hacer "más adelante".

"Estoy mejor, estoy mejorando de a poco", dijo el Papa, y reconoció que está siendo tratado con terapia láser y magnética. “Técnicamente ya se ha hecho la calcificación, gracias a todo el trabajo realizado con láser, tecnoterapia y magnetoterapia. Y ahora hay que empezar a moverse porque hay peligro de perder músculo si uno no se mueve. Es un ligamento que se ha inflamado, y con esto andaba mal y se me movió un hueso, una fractura ahí y ese es el problema”, reveló sobre el origen del malestar en su pierna.

Sobre la intervención del año pasado, la calificó como "un éxito" y negó las versiones sobre un supuesto cáncer, a las que consideró "chismes de palacio"“Sí, me sacaron 33 centímetros del colon, del sigma, por diverticulitis. Salió bien, fueron más de 6 horas de anestesia y por eso no quise hacerme esta operación aquí (en la rodilla), porque la anestesia deja rastros. A los 10 meses, al año", explicó Francisco.

El viaje a Canadá de Francisco y la posible visita a Rusia y Ucrania

Francisco, quien del 24 al 30 de julio viajará a Canadá, agregó que estudia una visita a Rusia y Ucrania a su regreso del país norteamericano. "Me gustaría ir, y quería ir primero a Moscú", planteó al ser consultado sobre una posible visita a Kiev.

"Intercambiamos mensajes sobre esto porque pensé si el presidente ruso me daba una pequeña ventana para servir a la causa de la paz. Y ahora es posible, después de que regrese de Canadá, es posible que logre ir a Ucrania", consideró el Papa.


En ese contexto, sostuvo que "lo primero es ir a Rusia para intentar ayudar de alguna manera, pero me gustaría ir a las dos capitales". Tras una serie de tentativas fallidas para tener un visto bueno del presidente ruso Vladimir Putin a un acercamiento vaticano, el Papa reconoció que ahora "quedó un diálogo muy abierto , muy cordial, muy diplomático en el sentido positivo de la palabra. Por el momento está bien, la puerta está abierta".

Ver comentarios