El papa Francisco llegó ayer a Bangkok, Tailandia, donde desarrollará la primera etapa de una histórica gira por Asia que también lo llevará a Japón, con el objetivo de promover el diálogo interreligioso y la eliminación de las armas nucleares. Tras once horas y media de viaje, el avión de Alitalia que trasladó al Pontífice aterrizó en el aeropuerto de la Fuerza Aérea de Tailandia en Don Mueang, donde fue recibido por el viceprimer ministro tailandés, Somkid Jatusripitak, y el ministro de Relaciones Exteriores, Don Pramudwinai. 

Sin embargo, la primera persona que lo esperaba al pie de las escaleras del avión era su prima Ana Rosa Sívori, quien será su traductora a lo largo de la visita en ese país. Desde el aeropuerto, el Papa fue transportado a la residencia del Vaticano, donde fue recibido con música tradicional tailandesa y un coro compuesto por cuatro argentinos y tres colombianos.

Mensaje a la juventud

Poco después de llegar, Francisco envió un mensaje dirigido a los jóvenes tailandeses, animándolos a seguir adelante en la vida a pesar de las dificultades. "¡Un joven no se puede jubilar a los 20 años, tiene que estar caminando! Siempre más allá, siempre subiendo", expresó.

Su agenda incluye una reunión con el líder budista más importante de Tailandia, con autoridades locales y con todos los obispos católicos de Asia, una oportunidad poco habitual para debatir sobre los desafíos de la Iglesia en la región. La visita del Papa, la primera en 35 años, tiene como objetivo alentar a la comunidad católica, que supone apenas el 0,58% de los 69 millones de tailandeses, cuya mayoría es budista.

Su llegada coincidió con el 350 aniversario de la creación de un vicariato apostólico estable en el país, entonces conocido como Siam, tras la llegada de misioneros dominicos en 1567, seguidos más tarde por jesuitas, la orden a la que pertenece Francisco. Antes de su partida hacia la región, Francisco expresó su confianza en que la gira servirá para fortalecer los lazos de la comunidad católica con "hermanos y hermanas budistas".

El recuerdo del horror

El sábado el Pontífice se trasladará en avión a Japón, en una visita de tres días. El domingo visitará Nagasaki e Hiroshima, las dos ciudades atacadas hace 74 años con bombas atómicas estadounidenses, que causaron la muerte de 74.000 personas y 140.000 personas, respectivamente.

En esas ciudades que simbolizan el horror de la guerra, Francisco rendirá un conmovedor homenaje a las víctimas de los primeros y únicos ataques con bombas nucleares de la historia y exigirá al mundo por la eliminación total de este tipo de armamento.

Ver más productos

La Iglesia recuerda a San Juan Diego Cuauhtlatoatzin

La Iglesia recuerda a San Juan Diego Cuauhtlatoatzin

Stiglitz le dio una mano a Guzmán y y ya habló con el FMI

Stiglitz le dio una mano a Guzmán y y ya habló con el FMI

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos