Una increíble e insólita historia se viralizó en las últimas horas. Un matrimonio ganó más de 200 millones de dólares en la lotería, pero después de 10 años de recibir el premio, ambos quedaron en la quiebra por las malas inversiones que realizaron. Asimismo, la pareja se separó en medio de un escándalo y sus nuevas parejas los estafaron.

Los protagonistas de esta Gillian y Adrian Bayford. En 2012, esta pareja de Inglaterra ganó cerca de 148 millones de libras esterlinas (unos 205 millones de dólares en su momento) al quedarse con el premio mayor de la lotería Euromillon.

Luego de recibir el premio, todo era felicidad en la pareja, que tiene dos hijos. No obstante, no pudieron ser capaces de hacer buenas inversiones con la suma millonaria y, casi una década después, toda esa felicidad desapareció. Una serie de malas decisiones, peleas y hasta denuncias por maltrato fueron el final de la historia de amor de esta pareja. 

El matrimonio tenía planeado comprar una casa nueva, un auto y viajar con sus hijos a Disney. Hasta pensaron donar parte del premio a organizaciones de beneficencia infantiles. Además, la mujer dejó su trabajo como empleada de limpieza en un hospital de Inglaterra. En tanto, Adrian decidió seguir trabajando en su tienda de música en el Condado de Suffolk, porque no quería que el premio cambie por completo su vida.

Sin embargo, todo cambió rotundamente a tan solo un año de volverse millonarios. Es que Gillian y Adrian decidieron separarse en medio de rumores de infidelidad de ambas partes. Luego del divorcio escandaloso, la mujer dejó la casa familiar y se fue juntos a sus hijos a Escocia, para comenzar una nueva vida en su país natal. 

Allí hizo malas inversiones que perjudicaron seriamente la fortuna que poseía. En ese sentido, vale destacar que la mujer estableció un fondo inmobiliario en 2016 con el objetivo de poder hacerse con varias propiedades, pero su inversión millonaria sólo le trajo deudas y le sumó más problemas económicos a una lista que ye era extensa. 

Por su parte, el hombre abrió una tienda de recuerdos de películas y decidió comprar 38 casas para alquilar y lograr una renta. Sin embargo, la inversión le trajo problemas. En 2016 un inquilino discapacitado afirmó que el hombre lo estaba desalojando porque intentó aumentarle el alquiler. 

El hombre, que ahora tiene 49 años, intentó desde hace más de dos años vender una mánsión, pero no logra hacerse el dinero de su venta. Tenía una oferta por la mansión el año pasado, pero no llegó a un acuerdo y ahora está de vuelta en el mercado inmobiliario. Bayford compró la mansión, que tiene siete dormitorios y tres salas de recepción, hace nueve años.

En tanto, hace 18 meses compró una vivienda en Escocia, para poder estar más cerca de su ex esposa e hijos. La casa estuvo vacía desde entonces y en agosto del 2020 se vio obligado a aumentar la seguridad después de que los ocupantes ilegales comenzaron a usar su piscina y el gimnasio.

El hombre luego de separarse comenzó una relación con una joven, 17 años menor que él, que lo abandonó y se llevó parte de su fortuna. En tanto, la primera pareja de Gillian tras la separación fue Gavin Innes, un psicólogo que trataba a hombres víctimas de violencia doméstica. 

En 2017, Adrian denunció a su ex mujer en tres ocasiones por diferentes casos de maltrato físico de maltrato durante su relación. De acuerdo a las denuncias. Gillian lo golpeó hasta en tres ocasiones entre agosto y octubre de ese mismo año.

Por último, luego de finalizar su relación con Gavin Innes y tras un juicio por violencia de género, la mujer eligió volver a casarse con Brian Deans, un ex compañero del colegio, que es 8 añoes menor que ella. Fue con una gran fiesta en la que celebró su amor. El dato llamativo es que su nuevo esposo estuvo preso por intentar robar 15.700 euros en un una de las cadenas de supermercados más importantes de dicho país.

Ver comentarios