Una guardavidas rosarina se convirtió en una auténtica heroína luego de arrojarse al mar, sin elementos de seguridad ni material de rescate en medio de pésimas condiciones climáticas, para rescatar a un chico de 10 años que estaba a punto de ahogarse en la ciudad española de Palma de Mallorca.

Macarena Cobrujo (25), es una guardavida argentina que se convirtió en toda una heroína. Salvó a un nene de 10 años fuera del horario de su trabajo, con malas condiciones del mar y sin el material de rescate.

La mujer, oriunda de Rosario, que trabaja en España, no dudó en correr hacia el agua cuando vio que el chico se estaba ahogando.

El hecho ocurrió este fin de semana, cuando Cabrujo había terminado su jornada laboral y se quedó en la playa de Can Pere Antoni, en Palma de Mallorca, jugando al voley.

Las autoridades correspondientes ya habían levantado la bandera amarilla y roja en la zona, pero eso no impidió que la mujer se quedara vigilando los alrededores. Gracias a su atención, se dio cuenta de que un nene se estaba ahogando cerca de la línea de boyas, ubicada a unos 200 metros de la orilla. 

La guardavida argentina se metió al mar sin tener el material de rescate. (Gentileza de Instituto Balear de Emergencias)

“Desde el momento en que me saqué los pantalones sabía dónde me metía, no tenía ningún elemento de flotabilidad”, relató la joven. Y agregó convencida: "Era un nene hermoso, le grité que aguantara, que lo iba a sacar”. 

"El mar tiraba con mucha fuerza. Aunque puedo aguantar horas en el mar, sabía el riesgo al que me enfrentaba", le dijo al medio local Diario de Mallorca

Una vez que la guardavidas llegó hasta donde se encontraba el chico, el nene se desmayó. Ahí Macarena se dio cuenta que por el estado del mar era muy complicado alcanzarlo a remolque hasta la orilla. Por lo que nadó hasta la boya más próxima y trató de reanimarlo mientras esperaba asistencia.

Luego de unos minutos, el menor recuperó la conciencia, le pidió que lo abrazara y le preguntó si estaban vivos y si iban a morir allí.

Según lo que expresó la rosarina, los últimos metros antes de llegar a la orilla le resultaron interminables. "Le di un fuerte abrazo y le llené de besos. Nunca estuve en una situación tan difícil", afirmó.

Una vez en tierra firme, el menor fue trasladado al hospital y Macarena volvió a su casa exhausta pero feliz.

El Instituto Balear de Emergencias, para el que trabaja Macarena, le dedicó un post en Twitter, en el que elogió la acción de la argentina. También difundieron su heroica hazaña desde la cuenta de Twitter de la Policía Portuaria de Baleares.

Ver más productos

San Jerónimo Ranuzzi, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Jerónimo Ranuzzi

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos