Cuando se comete un crimen hay varias situaciones por la cual se llega a realizarlo, algunas de manera accidental, otras por temas pasionales o hasta por un encargo por dinero, pero si los asesinatos se hacen por puro placer, estamos hablando de alguien sanguinario, cínico y sin ningún valor por la vida humana.

Este fue el caso de Donald Gaskins, llamado "Pee Wee", quien confesó haber matado a más de 100 personas en Estados Unidos, además de ser un ladrón, violador y secuestrador en serie.

Nacido en 1933 en el estado de Carolina del Sur, Gaskins tuvo una infancia difícil, ya que careció de un padre presente y su madre Eulea Parrott, tuvo varias relaciones con hombres ocasionales que solían golpear al niño ante la atónita mirada de la mujer.

Su apodo de "Pee Wee" nació por su baja estatura y su flaco físico, pero esto no le impidió tener problemas con compañeros de su escuela primaria, con quienes se peleaba de forma constante, y recibía el castigo de sus maestros. Es por eso, que decidió abandonar el colegio a los 11 años para ir a trabajar a un garaje, aunque la violencia nunca lo dejó en paz.

Donald Gaskins tuvo problemas desde joven (Archivo).

Gaskins acumuló odio hacia las personas, sobre todo a las mujeres, y se hizo amigo de dos niños de su edad (Danny y Marsh), con quienes fueron llamado "The Trouble Trio", y se dedicaron a los robos y violaciones en grupo a menores, a quienes amenazaban para que no les contaran lo sucedido a sus padres.

Sin embargo, a los tres años fue atrapado en un robo a una niña a quien atacó con un hacha y quedó gravemente herida, con lo cual esto le significó que fuera derivado a la Escuela Industrial de Niños de Carolina del Sur, un tipo de reformatorio en el cual estuvo hasta las 18 años, y sufrió continuas violaciones por parte de sus compañeros de pabellones.

Gaskins estuvo varias veces en prisión (Archivo).

Tras un breve paso por un hospital psiquiátrico local, volvió al reformatorio, se escapó y en ese tiempo que estuvo libre, se casó con una niña de 13 años pero se entregó a la policía para cumplir con la condena en el reformatorio hasta los 18 años, cuando fue legalmente liberado.

Otra vez a la cárcel

En 1951 consiguió trabajo en una plantación de tabaco, pero el ilícito volvió a resurgir, e intentaron estafar a una compañía de seguros al incendiar los campos de tabaco, pero el plan fue descubierto por la hija del gerente quien amenazó con denunciarlo y "Pee Wee" la atacó con un martillo y terminó en la cárcel, en una sentencia de cinco años por intento de homicidio y asalto con arma mortal.

Una de las tantas víctimas del criminal (Archivo).

Con su vuelta a la prisión, otra vez sufrió de castigos corporales y violaciones, pero todo se revirtió cuando mató a Hazell Brazell, quien era el hombre más temido dentro de la prisión, esta situación no sólo le hizo ganar respeto ante los otros reclusos sino que le dieron seis meses más de prisión por el crimen.

Donald Gaskins: escape y casamiento

En 1955, Gaskins aprovechó la desinteligencia de los guardias y se escapó de la prisión escondiéndose en la parte trasera de un camión de basura, y robó una uto para ir rumbo al estado de Florida donde volvió a casarse por segunda vez (la primera esposa se había divorciado de él) con Bettie Gates, quien lo usó para sacar a su hermano de la cárcel y luego lo abandonó.

Dos víctimas más de Donald Gaskins (Archivo).

Entre diversos robos, violaciones y otros ilícitos, "Pee Wee" volvió a prisión en 1961 y recién en 1968 salió bajo libertad condicional, pero todos estos años de maltratos de él y hacia él más sus rencores hizo que al salir de prisión, Gaskins se transforme en un monstruo asesino, que no había sido hasta aquel momento.

Uno de los libros sobre Donald Gaskins.

En 1969, Gaskins violó, torturó y mató a una mujer que estaba "haciendo dedo" en la autopista y fue el puntapié inicial de la carrera asesina de este criminal. Su modus operandi era levantar hombres o mujeres en una carretera, no importa si fueran desconocidos, parientes o amigos y luego los estrangulaba, apuñalaba, mutilaba y llegaba a comer algunas de sus partes.

Los diarios de la época siguieron sus hechos (Archivo).

Sus "sentimientos de molestia" llevaron a Gaskins a matar en 1970 a su sobrina Janice Kirby (15) y su amiga Patricia Alsbrook (17), a quien intentó violar y las mató a golpes. Tres años más tarde, Gaskins violó y asesinó a dos vecinas: Doreen Dempsey (23) y su hija de dos años, pero lo particular se vió en 1975 cuando Suzanne Kipper contrató a "Pee Wee" para matar a su novio Silas Yates, situación que fue llevada a cabo por el asesino quién mató a cuatro personas más para encubrir "su trabajo".

Varios cuerpos fueron hallado en un "cementerio privado" (Archivo).

Cabe destacar, que muchas de estas víctimas eran enterradas en lugares boscosos, pantanosos o lejanos de la ciudad para ocultar los cadáveres y desorientar a la policía estadounidense. Lo cierto, es que los crímenes eran casi perfecto porque solía "trabajar solo", con lo cual desorientaba la labor policial, pero esto cambió en 1975, cuando al matar a tres personas cuya camioneta se averió en una autopista, Gaskins solicitó la ayuda de un ex convicto, Walter Neely, quien ayudó a sacar los cuerpos, enterrarlos y pintar la camioneta de las víctimas para poder venderla.

Otro de los libros que se escribieron sobre Gaskins.

Sin embargo, Neeley confesó a la policía lo sucedido y que Gaskins le había dicho en confianza la cantidad de personas que mató y dónde las enterró, situación que terminó en la detención de Gaskins en la región de Prospect, donde se encontraron 8 cadáveres enterrados.

Gaskins fue enjuiciado en 1976 (Archivo).

Gaskins fue enjuiciado por aquellos ocho cargos de homicidio en mayo de 1976, por los cuales fue encontrado culpable y condenado a la pena de muerte, pero la misma se conmutó y se transformó en cadena perpetua debido a que en 1974, en el estado de Carolina del sur estaba abolida la misma.

Donald Gaskins fue condenado por algunos de sus crímenes (Archivo).

Pero en 1978, la pena de muerte volvió a ser reinstalada en aquel estado y en 1982, cometió el error de matar a un compañero de celda (Rudolph Tyner) en la Institución Correcional del estado, con lo cual fue sentenciado a muerte por ese crimen.

Una multitud pidió la pena de muerte par Gaskins (Archivo).

Horas antes de morir en la silla eléctrica (6 de septiembre de 1991), Gaskins intentó suicidarse con una cuchilla de afeitar, pero no resultó y su vida culminó al recibir la descarga eléctrica, que detuvo la vida de uno de los asesinos más temerarios de la historia de Estados Unidos.

POR G.A.