Un hombre fue rescatado de la guarida de un oso que le había roto columna vertebral y lo había llevado hasta el interior de su cueva en Rusia para guardarlo como "comida" para el futuro. 

El sujeto que fue identificado como Alexander fue encontrado gracias a los perros de un grupo de cazadores que recorría la zona, en la República de Tuvá.

El enfermo contó que sobrevivió bebiendo su propia orina. (Gentileza: The Siberian Times)

De acuerdo a lo que cuenta el medio local The Siberian Times, los animales se detuvieron cuando llegaron a la cueva y empezaron a ladrar descontroladamente. Aunque sus dueños les exigían seguir caminando,  se negaron. Los cazadores decidieron entrar en la madriguera y averiguar qué había en su interior.

Al revisar, hallaron lo que en un primer momento les pareció "una momia humana" "un zombie humano" que comenzaba a descomponerse. No obstante, el hombre moribundo tendido en el suelo abrió sus ojos azules y dijo su nombre: "Alexander". Estuvo casi un mes atrapado en la cueva.

Un grupo de cazadores halló a Alexander. (Gentileza: The Siberian Times)

En el hospital, Alexander contó lo que había sucedido, aunque no fue capaz de recordar su apellido o su edad. "El oso me preservó como comida para después", explicó.

El hombre fue trasladado con urgencia al hospital. (Gentileza: The Siberian Times)

En la pelea, el animal le rompió a Alexander la columna vertebral, según arrojaron los informes médicos. Esto le impidió levantarse y escapar tras el ataque, pero también le hizo imposible alimentarse durante el tiempo que pasó en la guarida. Explicó que bebía su propio pis para sobrevivir.

El ataque se produjo en la República de Tuvá. 

También, presentaba "lesiones severas y tejido podrido", por la cantidad de horas que pasó tendido en el suelo sin moverse.

Los médicos explicaron que presentaba “tejido podrido”. (Gentileza: The Siberian Times)