Los perros eran muy cariñosos, pero algo pasó. Una joven fue hallada sin vida por su padre en Virginia, Estados Unidos, en terrible estado: su cuerpo había sido devorado por sus dos mascotas. "Fue espeluznante", contó el sheriff del condado de Goochland, Jim Agnew.

Preocupado por no poder ubicarla, el padre de Bethany Lynn Stephens, de 22 años, fue a buscarla a los lugares que frecuentaba. Entonces, llegó hasta un bosque cercano a su casa y allí encontró a los perros que estaban junto a lo que pensó que era el cadáver de un animal. "Con mucho horror descubrió que no lo era", contó Agnew. Lo que allí estaba era el cuerpo sin vida de la joven.

De inmediato, alertó a las autoridades, quienes lo trasladaron a la morgue local, donde comprobaron que Stephens había sido destrozada por sus dos perros, cruza de pitbull con otras razas. "Los perros claramente tuvieron que ver con esto. Fue espeluznante lo que hicieron", insistió el jefe policial.

Mientras los pesquisas tratan de esclarecer cuál fue la causa del ataque, determinaron que, por las heridas que tenía en sus manos y en los brazos, cuando se comieron parte de su cuerpo, la joven aún estaba viva. "Parece que la tiraron al suelo, perdió el conocimiento y la devoraron hasta la muerte. No hay marcas de estrangulación. Tenía punciones en su cráneo, esto no fue un homicidio", concluyó Agnew. Mientras, la familia de la joven muerta pidió que los animales sean sacrificados.