Keanu Reeves es posiblemente uno de los actores más queridos del planeta. Una mirada a la página de IMDb del actor te dirá por qué: su currículum cuenta con numerosos clásicos, incluida la trilogía "Matrix", la saga "John Wick", "Point Break", e incluso "Toy Story 4". Con más de 30 años haciendo películas, hay una versión de Reeves que todos los espectadores pueden disfrutar. Pero también hay una que el mismo actor dice odiar.

La carrera actoral de la estrella de John Wick comenzó cuando era un niño, luego de que su madre se casara con Paul Aaron, quien trabajaba como director de Broadway. Aunque se divorciaron después de un año, Aaron permaneció cerca de Reeves y lo ayudó a incursionar en el trabajo teatral cuando era joven.

 

 

 

 

 

Reeves apareció por primera vez en una variedad de películas para televisión y finalmente avanzó hacia los papeles protagonistas. Su actuación en Dangerous Liaisons, nominada al Óscar, llevó a Reeves a la cima del estrellato, y hasta el día de hoy permanece allí.

Durante los últimos 30 años, Reeves disfrutó de su carrera como un favorito de Hollywood, pero también tuvo largos períodos como el hazmerreír de la industria después de que sus proyectos fracasaran. Él no es ajeno a los estrenos fallidos, y uno de ellos se destaca para él como el punto más bajo de su carrera.

Keanu Reeves reveló su peor película

Keanu Reeves fue obligado a protagonizar la película, que terminó siendo un desastre en taquilla.

En el año 2000, Universal estrenó la película de terror "The Watcher", o "El observador", con Keanu Reeves como el protagonista. El actor interpretó a un asesino en serie que evade a la policía, y compartió pantalla con la ganadora del Óscar Marisa Tomei. Sin embargo, si Reeves se saliera con la suya, no habría tenido nada que ver con la película en primer lugar.

"Nunca encontré el guion interesante, pero un amigo mío falsificó mi firma en el contrato", confesó Reeves al medio Calgary Sun. "No pude probar que lo hizo y no quería que me demandaran, así que no tuve otra opción que hacer la película", explicó.

Aunque parece una afirmación descabellada e insondable, aparentemente Reeves estaba diciendo la verdad. Llegó a un acuerdo con Universal, firmando un contrato que lo obligaba a permanecer en silencio durante 12 meses sobre la falsificación después del lanzamiento de "El observador" en Estados Unidos y, a cambio, le permitirían hacer una promoción mínima de la película.

Keanu Reeves reconoció a "El observador" como su peor película.

Pero eso no fue lo peor: Reeves entró en el set pensando que solo haría un breve cameo; es difícil imaginar su sorpresa cuando se dio cuenta de que era uno de los protagonistas. Eventualmente, aumentaron su salario en la película para compensar a Reeves, pero aún se sentía estafado por toda la terrible experiencia.

A pesar de su elenco muy sólido, "El observador" fue destrozada por los críticos tras su lanzamiento, con Common Sense Media tachándola por su "trama cansada y casting desastroso", y el crítico Nick Schager escribiendo en su reseña que "fue uno de los thrillers de asesinos en serie más aburridos de la era posterior a 'El silencio de los inocentes'". La película también fue un fracaso financiero, ganando nada más que $47 millones en todo el mundo.

Ver comentarios