Enojado, un tiktoker australiano le mostró la prótesis que lleva en la pierna a una jubilada que cuestionó su discapacidad y le reclamó por estacionar en el lugar reservado para esas personas. El joven filmó el intercambio y lo viralizó en redes sociales.

Todo comenzó días atrás cuando Paniora Nukunuku, un influencer y trabajador social de Sydney, estaba sentado en su auto cuando apareció la mujer. "Por favor díganme por qué esta anciana pensó que sería una gran idea acercarse a mí, tocar mi ventana y exigir saber si soy discapacitado", preguntó a sus seguidores de TikTok con un video que subtituló: "No sos policía de la discapacidad".

Según relató el chico, tras el intercambio con la mujer, la siguió hasta una reconocida casa de comidas rápidas y le mostró la pierna que le faltaba. Ante las excusas de la mujer, el tiktoker la interrumpió: "¿No parezco discapacitado? ¿Es porque soy joven?".

La escena también fue viralizada por Nukunuku en Instagram y en el título, el joven aseguró: "Hay que poner a las personas en su lugar por tener la audacia de cuestionar las discapacidades de las personas".

Si bien luego quiso radicar una denuncia policial contra la jubilada, la policía no se la tomó porque, según ellos, no había delito. Por ese motivo, el tiktoker instó a sus seguidores a exigir las imágenes de las cámaras de vigilancia del local, pese a que la empresa se negó, ya que no había una orden judicial.

Este accionar del influencer, sin embargo, causó repudio en algunos de sus seguidores. "¿Por qué necesitás el video? Pasó, reaccionaste, aprendimos de los errores de la mujer. Es tiempo de seguir adelante", lo cuestionaron.