La Policía Nacional española detuvo a siete personas como presuntos responsables de un secuestro a un joven discapacitado de Manacor ( Mallorca). El muchacho fue retenido contra su voluntad en el domicilio de uno de los agresores, donde le cosieron los dedos de los pies y le pusieron pegamento en los labios con el fin de que la boca quedara sellada.

Previamente, los secuestradores habían vestido a su rehén de mujer y lo obligaron a pasear por la calle. Además, le tatuaron penes en la cara, según contó el periódico La Vanguardia. El agredido pudo ponerse en contacto con unos amigos que alertaron a las autoridades. Tras ser liberado, debió ser llevado al hospital para ser atendido por la gravedad de sus lesiones.

En su declaración, el joven contó que había ofrecido dinero por Internet a cambio de participar en un juego de cambio extremo de imagen. Ahora la Policía investiga si las personas que accedieron a participar firmaron un contrato donde se especificaba que debían hacer diversas pruebas de cambio de imagen a cambio de hasta 3.000 euros.

Los presuntos agresores están acusados de detención ilegal, lesiones y vejaciones. Está previsto que en los próximos días queden a disposición de la Justicia.