La huida de un despreciable sujeto colombiano llegó a su fin. Después de varios años de búsqueda, Juan Carlos Sánchez, conocido como el "Lobo Feroz", fue detenido en Venezuela, acusado de haber abusado sexualmente de unos 500 menores en su país.

Mientras se define su extradición a Colombia, Sánchez está encerrado en una cárcel de Caracas, tras haber sido atrapado por sus aberrantes actos. Según indicaron autoridades judiciales, el hombre está acusado de "más de 274 abusos a niños, niñas y adolescentes".

Su perversión no se detenía ahí, ya que también filmaba esas vejaciones y vendía los videos a otros pederastas. Además, revelaron que, durante la investigación, fueron encontradas "múltiples cuentas de correo relacionadas con abusos de menores" y agregaron que el pervertido buscaba a sus víctimas en los salones de videojuegos de los centros comerciales, los llevaba hasta una vivienda de la ciudad colombiana de Barranquilla y ahí abusaba de ellas.

Esta no fue la primera vez que el "Lobo Feroz" termina tras las rejas. La anterior había sido en 2008, por la violación de una adolescente que tenía 14 años. Sin embargo, poco después recuperó la libertad y volvió a su despreciable vida delictiva.

Por eso, se estima que desde ese momento continuó con los ataques y elevó el número de sus víctimas hasta alcanzar las 500.

Después de cinco años de tareas frustradas por parte de la policía colombiana, finalmente, el Lobo pudo ser atrapado en Venezuela.

Luego de conocer la noticia, familiares de las víctimas reclamaron que este individuo que aterrorizó a la ciudad de Barranquilla, en el norte de Colombia, "no salga nunca más de la cárcel", para que puedan recuperar la tranquilidad que desde hace años les quitó.