Tras el parate por el fallecimiento de Charlie Watts y visitar distintas ciudades de Estados Unidos, los Rolling Stones comienzan el "Sixty Tour", la gira europea de su 60º aniversario, en España. La mítica banda inglesa dará este miércoles el primero de una serie de 14 conciertos en el continente. Los músicos llegaron la semana pasada a la capital española y Mick Jagger aprovechó su estadía para disfrutar de la gastronomía local: comió tortillas de papas en un restaurante y dejó una curiosa propina.

Como un turista más, el líder del grupo compartió varias fotografías de su paso por la ciudad. "¡Disfrutando mucho de lo que Madrid tiene para ofrecer, desde ángeles caídos hasta flamenco!", escribió Jagger en su cuenta oficial de Twitter. 

Como no podía ser de otra forma, el cantante disfrutó de la comida española. Acompañado por su equipo de trabajo, visitó el restaurante Las Tortillas de Gabino, según informó Telecinco.

"Ha sido de la gente más educada que he atendido nunca. Tenía un nivel cultural impresionante. Y es que, no solo conmigo, con todo el personal fue muy simpático", contó Aarón, el mozo que lo atendió. 

El joven dijo que no era fan, pero de todos modos quedó muy sorprendido al verlo. "Hemos atendido a bastante gente mediática, pero nunca me puse así de 'nervioso'. Es un icono. Se podía escuchar 'Ay mi madre', todo el mundo quedó asombrado", agregó, en diálogo con el medio español.

 

De acuerdo al testimonio del camarero, pidieron la carta y su intención era probar un poco de todo. "Les ajusté la cantidad y les puse medias raciones, para que probaran más cosas", indicó.

El grupo quedó más que conforme, tanto con el servicio como con la comida."Nos insistió en que estaba todo muy bien preparado y muy rico", precisó Aarón. 

En cuanto al ticket, la cuenta del cantante y su acompañante era de unos 65 euros, mientras que la de su seguridad ascendía a 170. Aunque uno de los propietarios del establecimiento invitó la primera.

 

Por eso, Jagger y su equipo dejaron una generosa propina y un detalle: 200 euros y una de sus púas con las que toca su guitarra. 

El mozo, emocionado, agradeció el gesto, pero él también quiso tenerlo con uno de sus compañeros, un fiel fanático de Mick Jagger y los Stones. "Le regalé la púa porque es un gran seguidor y lo había pasado 'fatal', casi le da un infarto", contó Aarón. "Quería tener un detalle con él, yo me quedo con la anécdota de haberlos atendido", añadió.

"Siempre voy a recordar la forma en la que se dirigieron a nosotros, más que el hecho de haberle visto", concluyó Aarón.

El mozo que atendió a Mick Jagger con la púa de los Rolling Stones (Gentileza: Telecinco).
Ver comentarios