La Justicia española investiga la muerte de un turista argentino de 77 años que habría sido víctima de un robo durante su estadía en la ciudad de Malaga y que falleció en las últimas horas en un hospital donde descubrieron que tenía graves lesiones que serían signos de una golpiza.

La víctima, de nombre Ricardo Caparelli, había cumplido años el pasado 14 de junio, día en que llegó a España gracias a un regalo de su hija para que recorriera Andalucía durante los próximos 15 días para que se "desconectara", debido al trabajo de tiempo completo que le llevó varios años atender a su esposa con alzheimer.

Sin embargo, en medio de su estadía en Nerja habría padecido un robo de parte de delincuentes que lo habrían agredido a golpes para despojarlo de sus pertenencias en medio de una noche en la que habría salido a cenar.

 

El hombre regresó al otro día y, a pesar de las lesiones, se negó a realizar la denuncia e ir al médico y condujo hasta Granada, donde terminó internado en un centro de salud donde perdió la vida a raíz de las serias lesiones que presentaba por los golpes en distintas partes del cuerpo.

De acuerdo a los voceros del caso, la víctima tenía 12 costillas rotas de ambos lados, un severo derrame pleural con neumotórax y laceración hepática. Además, descubrieron que tenía covid-19.

La palabra de un recepcionista del hotel donde se alojaba podría significar clave para saber qué fue lo que pasó. Según informó el empleado, este había notado muy serio a Ricardo, razón por la que le consultó qué le había pasado.

 

En ese marco, este le habría contado que creía que le habían dado una paliza y le habían robado su móvil y su reloj. El recepcionista le insistió en que fuera a urgencias pero él se negó e hizo más de 90 kilómetros en coche hasta Granada a pesar de las golpes.

Sin embargo, no sería el único testigo, debido a que habría otro vecino de la ciudad española que lo habría notado "desorientado" y al que le habría contado también la versión del robo.

La hija de Ricardo se trasladó a Málaga en busca de su padre y han puesto a disposición de la Guardia Civil todas las pistas que recabaron para que puedan ayudar en la investigación del caso.

 

Por ahor, la causa carece de detenidos mientras los investigadores tratan de reunir la mayor cantidad de información disponible para esclarecer lo ocurrido.

Ver comentarios