Sergio Catalán falleció a los 91 años y será recordado siempre como el hombre que encontró a los rugbiers uruguayos que pasaron más de dos meses en la Cordillera de los Andes, en 1972, tras la caída del avión.

El arriero chileno fue la primera persona a la que Roberto Canessa y Fernando Parrado vieron cuando dejaron el Fairchild de la Fuerza Aérea Uruguaya para buscar ayuda.

Catalán, muy reconocido por su noble acción. 

Sin perder tiempo, el hombre brindó su auxilio a los jugadores del club Old Christians y avisó a los Carabineros para que fueran a rescatarlos.