Si bien la edad para poder registrarse es a partir de los 13 años, niños cada vez más pequeños se suman a la red social del momento: Tik Tok.

Con 5 o 6 años, ya se los puede ver interactuando con un arsenal de contenido que muchas veces no es apto para su edad, para no sentirse por fuera de la plataforma que es la última tendencia en internet.

 

Se trata de videos cortos que suelen ser challenge de coreografías, situaciones cómicas, relatos en primera persona de situaciones de la vida cotidiana, bromas y hasta desafíos que pueden ser muy peligrosos para niños pequeños sin noción del peligro y sin supervisión de un adulto.

Esto le sucedió a una pequeña de 10 años en Inglaterra, que fue a participar de una “pijamada” a la casa de una compañera de la escuela y se dispusieron a poner en práctica uno de estos llamados “desafíos de Tik Tok”, sin entender el peligro al que se estaban sometiendo.

Las heridas tardarían de 18 meses a dos años en sanar por completo.

Dicho desafío consistía en rociarse la mano con un desodorante, en un mismo sitio, de forma constante y a la menor distancia posible, lo que causaría el efecto de “la mano helada”, con la consecuente sensación de congelamiento de la zona, un acto completamente absurdo y sin sentido.

La amiga de la niña lo hizo pero solo lo hizo por un momento y luego apartó la mano. La otra pequeña, aguantó todo lo que pudo y las consecuencias fueron horrendas.

"Fueron 10 segundos de estupidez que la han dejado con dos años de dolor", le dijo su mamá al diario Mirror, quien fue a buscar a la nena y no podía creer lo que estaba viendo. Se dirigieron a su casa Hertfordshire, donde le realizaron curaciones, pero al no mejorar pasadas las primeras horas, terminaron en el hospital.

Las heridas requerirán de cirugía plástica.

Ya en el nosocomio, el profesional que la atendió le dijo que es probable que las heridas tarden de 18 meses a dos años en sanar por completo. Eso no es todo, sino que debería someterse a una cirugía plástica para tratar las visibles cicatrices que quedarían en su mano.

"Fue un shock, no podía creerlo cuando vi sus manos. No supe si reír o llorar. Normalmente es una niña muy sensata, nunca se mete en problemas ni hace tonterías. Simplemente tuvo un lapsus de sentido común", explicó la mamá de la nena, profundamente triste por haberse arruinado el verano a causa de las quemaduras.

Ver comentarios