No todo es sol, dinero y glamour detrás de la pantalla de Netflix. La compañía líder del streaming a nivel mundial sufrió una inesperada pérdida de suscriptores en los últimos meses, lo que redundó en una baja de su cotización. La respuesta por parte de la plana directiva no se hizo esperar: echaron a unas 150 personas.

Según trascendió en medios empresariales, la mayoría del personal despedido trabajaba en los Estados Unidos. La reducción es de alrededor del 2% de la fuerza laboral.

“Estos cambios son impulsados principalmente por las necesidades comerciales más que por el desempeño individual, lo que los hace especialmente difíciles, ya que ninguno de nosotros quiere despedirse de tan excelentes colegas”, dijo la compañía en un comunicado. “Estamos trabajando arduamente para apoyarlos durante esta transición tan difícil”.

“Estamos tratando de ser inteligentes al respecto y prudentes en términos de reducir parte de ese crecimiento del gasto para reflejar las realidades del crecimiento de los ingresos del negocio”, dijo el director financiero de Netflix, Spencer Neumann, a los inversionistas durante la presentación de ganancias más reciente de la compañía.

¿Qué pasa con Netflix?

A pesar de su posición de privilegio en el mercado audiovisual, Netflix sufrió un duro golpe en los últimos meses cuando se produjo la primera pérdida de suscriptores a nivel global en más de una década; fueron más de 200 mil. Según informó la compañía, buena parte se debió al cierre del mercado ruso, en el marco de las sanciones cruzadas por el estallido de la guerra en Ucrania, que le valió unas 700 mil cuentas menos, que sólo pudieron ser compensadas de manera parcial en otros países. 

Pero también es cierto que la compañía sufrió una feroz competencia por parte de otras cadenas que se lanzaron a morder una porción de ese mercado. Ello contribuyó a la pérdida de clientes a nivel global y podría hacer que la tendencia declinante se acentúe en los próximos meses.

En función de esos resultados, la compañía está evaluando la posibilidad de introducir un servicio más barato, con publicidad. También los directivos prometieron analizar más de cerca los números relativos a los ingresos y gastos globales.