Los cuerpos de los tres turistas misioneros que murieron cuando un acoplado aplastó el coche en que viajaban, serán traídos a nuestro país, confirmó el ministro de Gobierno de Misiones, Marcelo Pérez.

"Ya están las condiciones para traer este jueves los cuerpos a la Argentina, con todos los trámites de rigor, y a través del Ministerio de Salud, también se hará el traslado sanitario de las dos personas que están fuera de peligro”, aseguró. 

 

El siniestro ocurrió en la noche del martes sobre la ruta BR 470, en cercanías de Pouso Redondo, estado de Santa Catarina, a la altura del kilómetro 184, cuando tras un choque frontal entre dos camiones, se desprendió el container de carga de uno de ellos y aplastó al Renault Megane en el que viajaba una familia misionera. 

El jefe de Prensa de la policía misionera, Carlos Riveros, confirmó que las víctimas fueron identificadas como Carlos Luis Silva (55), quien conducía el rodado y era un reconocido futbolista del club Huracán de la liga posadeña, Iris Alejandra Acosta (27) y la hija del deportista, Nabila Alejandra Silva (7), todos con domicilio en la localidad de Garupá, a unos 20 kilómetros de la capital de Misiones.

En tanto, Lorena Alejandra Lindstrom (42) y su hijo Lautaro Julián Silva (6) resultaron con lesiones y traumatismos leves y fueron trasladados al Hospital Regional Alto Vale (Río do Sul), donde quedaron internados a la espera de familiares que llegarían desde Misiones junto a funcionarios del ministerio de Salud Pública local, agregó Riveros.

Por su parte el vicegobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, explicó que por orden del gobernador Hugo Passalacqua se dispusieron “todas las estructuras del gobierno de la provincia para atender y asistir a los sobrevivientes y a los familiares de los muertos”.  

"Queremos expresar nuestro dolor y consternación por el fallecimiento de tres misioneros este martes como consecuencia de un accidente vial en Pouso Redondo (BR)”, escribió Passalacqua en su cuenta oficial de Twitter. 

En tanto, la hija mayor de Lorena, una de las sobrevivientes, contó que "estaban yendo a Camboriú de vacaciones. Estoy en permanente contacto con mi mamá y ella sabe todo lo que sucedió, sólo está un poco sedada”.

Fuente: Télam