La semana escolar terminó con una tragedia en una escuela de Goiania, en el centro de Brasil. Allí, un estudiante de 14 años, hijo de miembros de la Policía Militar, asistió armado, empezó a disparar y mató a dos pibes. Otros cuatro sufrieron heridas.

El asesino fue detenido por los profesores y entregado a las autoridades. La balacera se registró en el Colegio Goyases, cerca del mediodía de este viernes. De inmediato, docentes llamaron al servicio de emergencia y advirtieron que un joven había disparado a sus compañeros dentro del establecimiento. Cuando la asistencia médica llegó, ya era tarde.

Joao Vitor Gomes, de 12 años, y Joao Pedro Calembo, de 13, ya habían muerto. Además, tres chicas y otro pibe sufrieron heridas y este viernes revestían cuadros de gravedad.

Según detallaron las autoridades que trasladaron al atacante hasta una dependencia policial, donde quedó acompañado por su padre, el arma homicida pertenecía a la Policía Militar y la habría ingresado al colegio escondida en su mochila.

Acoso

Estudiantes de la escuela revelaron ante la prensa local que el agresor sufría bullying de parte de sus compañeros, quienes le ponían apodos ofensivos porque no usaba desodorante.

"Informaciones preliminares dan cuenta de que el niño estaría sufriendo bullying, se reveló contra eso, agarró un arma en su casa y efectuó los disparos", sumó su versión el coronel de la Policía Militar Anésio Barbosa.

En tanto, otros alumnos también lo definieron como "muy inteligente y muy callado". Luego del ataque y cuando el asesino ya estaba detenido, en la puerta del colegio se reunió una enorme cantidad de padres, quienes no podían creer lo que había sucedido.

Entre gritos y llantos comenzó la tarde, por lo que los uniformados también tuvieron que contener emocionalmente a los familiares y a los alumnos. "Esto no puede estar pasando, el año se acabó", lamentó una joven.