Una vez más, Donald Trump intentó restarles importancia a los alcances del coronavirus y, en especial, a los rumores sobre un eventual contagio. "Me siento extremadamente bien", dijo, a la vez que aseguró que no hay "ninguna razón" para hacerse la prueba. En tanto, Estados Unidos registró la primera muerte en Nueva Jersey.

Las dudas sobre la salud del mandatario comenzaron luego de que mantuviera contacto con algunos congresistas que están en cuarentena por haber estado con personas contagiadas. "No creo que sea un gran problema. Me haría (la prueba). No creo que haya ninguna razón. Me siento extremadamente bien. Me siento muy bien", sostuvo el jefe de la Casa Blanca.

Por otra parte, las autoridades de Nueva Jersey confirmaron la primera víctima mortal por coronavirus en ese estado del noreste del país. Se trata de un hombre de 69 años que tenía diabetes y otros problemas de salud. De esta manera, la cantidad de muertos provocados por el virus en Estados Unidos llegaba anoche a 27.

noticias relacionadas