El sorprendente hallazgo de un monolito de metal localizado en medio del desierto de  Utah, Estados Unidos, generó gran polémica debido al misterio que envolvió a su origen desconocido. Y la intriga sólo creció luego que se anunciara su desaparición el pasado viernes.

Por si esto fuera poco, este fin de semana otro monolito metálico de iguales características volvió a incrementar las dudas al aparecer a miles de kilómetros de distancia del primero. Fue descubierto en una colina en Rumanía, en Europa del Este y lo más intrigante del caso es que al igual que su par estadounidense también desapareció.

El alcalde ded la ciudad de Neamt, Adrian Carabelea, escribió en su cuenta de Facebook: “Mi suposición es que algunos alienígenas, descarados y terribles adolescentes salieron de casa con sus padres OVNI y comenzaron a plantar monolitos de metal en todo el mundo”.

Actualmente hay investigaciones sobre quién instaló y retiró el monolito. 

Esta estructura se hallaba a escasos metros de la Fortaleza Petrodava Daciana, un fuerte que data del año 82 antes de Cristo, y que es considerado un gran monumento arqueológico y de interés histórico en el país.

La responsable de Cultura y Patrimonio de Neamt, Rocsana Josanu, informó a la prensa que han comenzado a indagar sobre el misterioso origen y posterior desaparición del monolito, el cual se encontraba en una propiedad privada: “Está en un área protegida en un sitio arqueológico", detalló a los medios Josanu, quien también aclaró que para instalar algo en la zona es necesario contar con el permiso del Ministerio de Cultura de Rumanía.

Hasta el momento no han trascendido más detalles respecto a la desaparición de la estructura metálica, lo que abona aún más al misterio que ha envuelto a ambos casos.

La estructura metálica de Rumanía tenía un patrón de cilindros en su superficie.