Unas pasajeras tomaron un taxi y, luego de circular a bordo del vehículo durante unas pocas cuadras, el conductor frenó el auto y les pidió que se retiren porque tenían "mucho olor a ajo". El suceso quedó grabado por la cámara de seguridad del coche. La situación transcurrió en una calle de la ciudad rusa de Maikop.

El sujeto estaba trabajando como diariamente a bordo de su taxi cuando decidió trasladar a unas cuatro pasajeras que lo pararon en la calle. Las mujeres se subieron al vehículo, notificaron su destino y el hombre comenzó su marcha. Sin embargo, un extraño olor se adueñó del espacio y perturbó al conductor.

"¿Quién ha comido ajo?", preguntó el hombre. Las mujeres negaron haber consumido dicho alimento pero, instantes después, el sujeto continuó interrogando sobre el olor que sentía en el auto y les ordenó que salgan de su coche.

"Usted decidió trabajar como taxista. Tiene que estar preparado para todo", dijo una de las pasajeras. En tanto, el trabajador respondió: "Que sea taxista no significa que tenga que transportar a todos. No tengo clientes con olor, son uno de cada cien". 

La respuesta del sujeto enardeció más a la señora, que retrucó la situación y mencionó: "Cállate. No te atrevas a insultar a mi madre". Ante la acusación, el hombre negó haber insultado, estacionó el auto y desactivó las trabas del coche para que las mujeres se bajen.

Finalmente, las mujeres se fueron enojadas del vehículo y el taxista subió el video de lo ocurrido en su cuenta de YouTube, donde se convirtió en viral y recibió todo tipo de comentarios por parte de los usuarios. 

Ver más productos

La Iglesia recuerda a Santa Angela de Mérici

La Iglesia recuerda a Santa Angela de Mérici

"El alma de las flores", el libro de Viviana Rivero que podés adquirir en www.cronishop.com.ar

Lecturas de verano: dos generaciones atravesadas por un mismo destino

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos