"Se puede hacer mucho con los 1.600 millones de dólares otorgados para construir y reparar el muro. Es sólo un pago inicial. El trabajo comenzará de inmediato”, anunció Donald Trump.

El viernes pasado, y a pocas horas antes de que se vencieran los fondos gubernamentales, el Congreso estadounidense dio luz verde a un proyecto presupuestario de 1,3 billones de dólares para el año fiscal 2018 que incluye una partida para iniciar la construcción del muro con México.

La cifra queda lejos de los 25.000 millones que le había pedido al Legislativo. “El resto del dinero vendrá”, aseguró el mandatario en su tuit.

Este proyecto establece restricciones para su gasto como la cantidad de kilómetros de muro que pueden construirse o dónde ubicarlos. Por ejemplo, de los 1.600 millones de dólares, 251 millones serán usados para renovar la doble verja que ya existe entre San Diego y Tijuana.

"Construir una gran Muralla Fronteriza, con drogas y combatientes enemigos entrando en nuestro país, tiene que ver con la Defensa Nacional. ¡Construye Muro a lo largo de M!”, exclamó el presidente en referencia al país fronterizo. 

Hace pocas semanas, y en la primera visita como mandatario al estado de California, analizó ocho prototipos del muro, su gran promesa electoral, que fueron levantados en un área entre Otay Mesa (California) y Tijuana. 

Trump aseguró en un discurso ante militares, después de inspeccionar los prototipos, que hay “dos o tres” de estos modelos preliminares que “realmente funcionan”.

Además, el presidente celebró la partida presupuestaria destinada al Pentágono y sostuvo que servirá para “reconstruir” las Fuerzas Armadas estadounidenses, crear muchos empleos, y para que el Ejército “vuelva a ser rico”. 

Fuente: Télam