Una confitería de Brasil fue escenario de una escena siniestra en la que un profesor casi muere asesinado por uno de sus ex alumnos del secundario, de 15 años de edad. Todo estudiante ha sentido rencor por alguno de sus maestros, pero nunca a tal punto de querer matarlo. El joven lo fue a buscar expresamente a su mesa, se puso detrás de el y apretó el gatillo. Si embargo, la suerte no lo acompañó ya que los proyectiles nunca salieron.

Así el alumno se vio obligado a huír y las cámaras de seguridad registraron el tenso momento, donde se vio que el profesor claramente tuvo un Dios aparte. Mientras comía junto a una mujer y charlaba lo más campante, no se dio cuenta que su vida estaba en jaque y hoy puede afirmar que volvió a nacer. 

El joven se colocó detrás del adulto y no llegó a mantener un metro de distancia, lo que significa que estaba solo a unos pocos centímetros de su cabeza. Acomodó el arma, gatilló tres veces y no salió disparo alguno. Miró la pistola descolocado, la tocó y se dio cuenta que no iba a funcionar. El acto habrá durado no más de 5 segundos. Luego huyó y unos pocos los vieron, pero nadie lo volvió a ver. Simplemente se esfumó y en las cámaras apenas se visibiliza su rostro. 

El profesor, mientras comía en su mesa, jamas se dio cuenta que estubo al borde de la muerte. Tanto el como su acompañante ni siquiera escucharon de atrás el ruido de los movimientos característicos de la pistola, o se percataron que había una persona detrás a 10 centímetros de distancia. 

La Policía investiga la causa y buscan la razón por la cual el adolescente quiso asesinar a quien fue su profesor. Según trascendió, ambos han tenido desacuerdos en el pasado que incluyen discuciones subidas de tono y más contrapuntos. La salud mental del joven también será evaluada, así como también su situación judicial. 

Mira el video

Ver comentarios