Por Marcelo Peralta Martínez
suplesdomingo@cronica.com.ar

En España, un equipo de investigadores y especialistas en fenómenos paranormales, llamado Cuarto Milenio, participó de un operativo policial y con herramientas esotéricas contribuyó a determinar el origen de extraños ruidos en una casa, de Murcia, donde una joven era poseída por el mismísimo demonio y que ponía en jaque la paz de su familia. ¿Qué pasó allí? ¿Cómo fue que se llegó a la verdad? Pase y vea un caso que sacudió a toda la península, por lo increíble.

La situación sucedió en las afueras de Murcia. Allí, en una de las viviendas, una familia denunció que cosas insólitas estaban sucediendo en su hogar. Según manifestaron, estaban aterrorizados luego de varios meses escuchando ruidos, golpes y más. Así, recordaron que estos episodios no sucedían en un solo lugar de la propiedad, sino por toda la vivienda. Eso sí, pudieron observar que cuando la hija mayor del matrimonio, que tenía dos descendientes, estaba presente, estos eran más intensos. En tanto, algunas veces también podían oírse desde la calle.

Tras un padecimiento, que les pareció eterno, decidieron ir a la comisaría y advertir sobre la situación. Lejos ignorar la denuncia, dos uniformados fueron encomendados a la tares de acudir al domicilio en cuestión. Así las cosas, fue uno de estos agentes policiales quien reveló con lujo de detalles que “el ruido era metálico, seco y de una intensidad muy elevada. Cuando llegamos estaba toda la familia en la planta baja abrazada y profundamente atemorizada. Ellos nos explicaron que no solo estaban escuchando golpes, sino que ahora además se habían empezado a caer objetos con brutal fuerza”.


Luego de hacer una visita completa por la casa, afuera de esta y algunas cuadras a la redonda, los agentes no lograron determinar de dónde venía el sonido, ni mucho menos que era lo que estaba haciendo que un clan entero este sometido a semejante sufrimiento. Fue así como a los policiales le pidieron colaboración al grupo de expertos llamado Cuarto Milenio.

Misterio resuelto

Sin embargo, los investigadores paranormales Miguel Ángel Pertierra y Carlos Largo fueron quienes logran descubrir el origen de los ruidos. Al llegar, lo primero que hicieron fue entrevistar a todos los integrantes de la familia y con los testimonios comenzaron a tratar de encontrarle una explicación lógica a los hechos.

Luego, determinaron que lo mejor sería hacer un estudio de localización, mientras que el clan era sometido a un test médico. Fue allí donde la hija mayor de la pareja rompió en llanto y mencionó que estaba siendo poseída, y que no podía controlar al demonio. Fue así como reveló que ella es quien al dar un golpe contra la pared, la patada retumbaba en toda la casa. La menor juró que no puede controlar esos actos y tampoco podía decírselo a su familia.

Más tarde, ante los uniformados que los convocaron, ambos expertos en esoterismo debieron declarar para cerrar el caso.

DESESPERACIÓN: SE DEBIÓ EXORCIZAR A LA CHICA

Resuelto el caso policial, los especialistas en fenómenos paranormales decidieron informar a la familia cómo hacer para poder romper con el maleficio. Por eso la menor y sus padres visitaron a un terapista católico quien ejerció sus conocimientos para exorcizarla.

De esta forma, los tres integrantes de la familia siguieron las recomendaciones para ponerle fin al flagelo. Así las cosas, cuando el sujeto que dirigió el ritual comenzó a decir su discurso implorando al mal que dejara el cuerpo de la criatura, sus padres rezaban. A todo esto la nena, según explicaron los investigadores de Cuarto Milenio, no parecía presentar al demonio en forma agresiva, pero aun seguía siendo peligroso.

El ambiente comenzó a cargarse y fue en un momento que la oscuridad abandonó a la chica, que volvió a su normalidad.

Una escena similar a esta se vivió cuando la joven fue exorcizada.

Por M.P.M