Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

Tres personas -entre ellas una maestra jardinera- fueron detenidas por la policía acusadas de estar involucradas en el salvaje asesinato de una mujer, de 60 años, a quien agredieron a balazos para robarle 200.000 pesos, en un cruento suceso que Cronica.com.ar publicó en exclusiva y que se registró en abril pasado en la localidad bonaerense de Merlo.

La Justicia estableció que la docente y su concubino -un ex convicto- ingresaron a la vivienda de la sexagenaria, a quien le dispararon por venganza, luego de no encontrar el dinero, y a raíz de que la víctima fatal descubriera que había sido "entregada" por la pareja de una de sus sobrinas.

Además, los pesquisas apresaron por el caso a la coordinadora de viajes de una remisería porque contrató a los sicarios, que irrumpieron por la fuerza en el domicilio de la víctima. Días atrás, los investigadores habían capturado "al entregador".

Los voceros de los tribunales de Morón revelaron que los nuevos detenidos por el asesinato son la maestra, llamada Vanesa Elizabeth, de 39 años, y su pareja, Diego Adrián, de 32, y una mujer que fue identificada como María Elizabeth, de 34, quien actuaba como coordinadora de viajes en una agencia de remises del Barrio Pompeya, en el citado distrito.

Trabajaba en Las Heras

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, Vanesa Elizabeth se desempeñaba como maestra en un jardín de infantes en General Hornos, en el partido de General Las Heras, mientras que Diego Adrián era un ex presidiario, que estuvo recluido por robos y delitos contra la propiedad, en una cárcel en la provincia de San Luis.

Vanesa Elizabeth y Diego Adrián ingresaron, el 26 de abril pasado, a una humilde finca situada en Fraga al 3000, casi en el cruce con Democracia, en el Barrio San Eduardo, donde residía la infortunada víctima, identificada como María Petrona Narváez, exigiéndole a la sexagenaria la entrega de 200.000 pesos, que se decía que la mujer había obtenido en una operación inmobiliaria por la venta de algunos terrenos.

Sin embargo, la damnificada aseguró que carecía del dinero y además increpó a los delincuentes, afirmándoles que sabía que había sido "entregada" por el concubino de una de sus sobrinas, quien vivía a muy pocos metros, en el mismo vecindario.

Como consecuencia de este motivo, los sanguinarios forajidos, enardecidos, comenzaron a revisar las distintas habitaciones, pero al no localizar los billetes y tras verse descubiertos, resolvieron fusilar a Narváez, efectuándole un certero balazo en la región torácica, presuntamente con una pistola 9 milímetros. Finalmente, los agresores fugaron, aunque su huida fue presenciada por diversos habitantes del barrio, quienes después brindaron su testimonio.

Gracias a los diferentes datos obtenidos en dicha zona, los pesquisas policiales del destacamento Pompeya apresaron primeramente al "entregador", que resultó ser un remisero, de 21 años, a quien le incautaron un Renault 19, que tenía manchas de sangre en el habitáculo.

Esta detención les posibilitó a los investigadores determinar que el chofer le había hablado del supuesto dinero a María Elizabeth y que la empleada de la agencia de vehículos de alquiler había contratado a la maestra jardinera y al ex recluso para que desvalijaran el domicilio de la infortunada víctima, de 60 años, con los detalles aportados por el muchacho.

Varios procedimientos

Pesquisas policiales del mencionado destacamento, con los integrantes del Grupo de Apoyo Departamental (G.A.D.) de Merlo, realizaron un allanamiento en la vivienda de la docente y del ex preso, ubicada en Aconcagua al 2500, entre Cucha Cucha y Sebastián Gaboto, en esa zona, donde apresaron a dicha pareja, incautándose en su poder 3 aparatos de telefonía celular.

Mientras tanto María Elizebeht, que vive en la calle Bernardo de Irigoyen al 100, entre Paganelli y Lucía Rueda, a 100 metros del río de la Reconquista, en Paso del Rey, en el partido de Moreno, culminó apresada en la remisería, donde los servidores publicos secuestraron las imágenes captadas por las cámaras de vigilancia del comercio.

Hasta el momento los investigadores no hallaron el arma de fuego utilizada en el crimen.

Autoridades policiales de la Jefatura Departamental de Merlo se encargaron de supervisar los procedimientos efectuados para aclarar el asesinato. Intervino en la causa, que fue caratulada "Homicidio", el doctor Mario Alberto Ferrario, fiscal de la Unidad Funcional N° 3 del departamento judicial de Morón.