El hombre que murió baleado por policías en el barrio porteño de Villa Crespo tenía una de sus muñecas cortadas y dos puntazos en el abdomen, por lo que se investiga si había intentando suicidarse o cómo sufrió esas lesiones antes de que, según su esposa, fuera herido de “cinco tiros” y “rematado en el piso” por los efectivos que fueron detenidos.

Los tres policías de la comisaría vecinal 15B de la Policía de la Ciudad implicados en el hecho continúan detenidos por el homicidio de Claudio Hernán Romano de 39, a la espera de los resultados de algunas pericias y de la autopsia, donde se espera determinar la cantidad precisa de balazos que recibió el hombre.

La causa está en manos de la jueza en lo Criminal y Correccional 49, Ángeles Gómez Maiorano, y del fiscal 24, Marcelo Retes, quienes indagaron a los tres policías -un hombre y dos mujeres- en el Palacio de Tribunales.

LEE TAMBIÉN: Atacó a policías con un cuchillo y lo mataron a balazos

“Algo pasó antes, él no es de reaccionar así, algo tuvo que haber pasado”, dijo este miércoles la esposa del fallecido, Lucía, a Crónica HD. La mujer de Romano, que trabajaba como remisero y chofer de ambulancia para una ART y vivía en la zona sur del conurbano, aseguró que el hombre “se llevaba bien con los policías de la zona porque tenía que esperar en doble fila a los pacientes que llevaba a atenderse”.

“Por última vez me comuniqué a las 10.26 y me contestó a las 10.28 y a las 11 le mando un mensaje y ya no lo ve, suponemos que pasó en ese lapso”, dijo Lucía sobre los últimos contactos que el martes tuvo con su pareja.

Según la mujer, una cámara de la zona captó el momento en el que su marido bajó de su auto “lleno de sangre” y también cuando “le dispararon dos balazos del lado del conductor”.

“Se llevaba bien con los policías de la zona porque tenía que esperar en doble fila a los pacientes que llevaba a atenderse”.

“La acompañante le termina de tirar, él trata de cruzar la calle y lo rematan en el piso”, aseguró la mujer, quien contó que los testigos “escucharon seis disparos y aparentemente cinco fueron a él”. “Los investigadores sospechan que fue el desenlace de algo que pasó antes”, afirmó la esposa de Romano, quien agregó que nunca vio la navaja secuestrada en poder de su marido.

Se trata de una navaja o cuchillo táctico del tipo “kerambit”, de hoja curva, que fue secuestrado en el lugar y, según los testigos, fue el arma que usó Romano para atacar a los policías.

Tenía cortada una de sus muñecas y presentaba dos puntazos en el abdomen.

Como había efectivos de la propia Policía de la Ciudad implicados, sus colegas de la División Homicidios pero de la PFA son quienes lleven adelante el sumario e investigan las circunstancias previas al enfrentamiento entre Romano y tres efectivos detenidos.

Al respecto, un médico legista comprobó en primera instancia que el hombre tenía cortada una de sus muñecas y presentaba dos puntazos en el abdomen. La hipótesis de que Romano quiso suicidarse previamente y, al no lograrlo, haya ido a provocar a los policías a propósito, es una línea investigativa que comenzó a ser barajada en la causa.

Ver más productos

San Francisco de Sales, en el recuerdo la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a san Francisco de Sales

"El alma de las flores", el libro de Viviana Rivero que podés adquirir en www.cronishop.com.ar

Lecturas de verano: dos generaciones atravesadas por un mismo destino

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos