Una organización narco, liderada por su jefe conocido como Cabecita y que comercializaba paco en una villa de emergencia de la localidad bonaerense de Longchamps, fue desbaratada tras múltiples operativos realizados por la Policía de la provincia de Buenos Aires que secuestró armas y una importante cantidad de droga.

La banda tenía como particularidad que, ante la gran demanda, los consumidores hacían una larga cola para adquirir los estupefacientes en un terreno donde había una cancha de fútbol.

"La fila de la muerte era el nombre que los vecinos le daban a la formación de los jóvenes que se armaba para comprar las dosis de paco", explicó uno de los jefes policiales.

La investigación fue llevada a cabo por efectivos de la Delegación Lomas de Zamora de la Superintendencia del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado en un barrio conocido como “14 de febrero".

"A punta de pistola esta organización era el terror del barrio y tenía un gran poder de acción. Su líder, apodado 'Cabecita', manejaba la venta de paco en la zona", dijo otro de los investigadores.

La pesquisa, que se inició el año pasado, permitió detener a estos narcos que se dedicaban a la venta de paco al menudeo, pero también cocaína y marihuana. "En total se detuvieron a ocho personas, la mayoría son de nacionalidad paraguaya", señaló otro jefe policial, quien aclaró que "se está tratando de establecer si tienen antecedentes penales".

En los procedimientos, se secuestraron 2.400 dosis de paco y material para fabricar 3700 más, además de cocaína y cuatro ladrillos de marihuana con un peso de seis kilos. También se incautaron tres armas de fuego y dinero producto de la venta de estupefacientes. En los operativos participaron también efectivos de la Departamental Almirante Brown e intervienen en esta causa la UFI N° 14 y el Juzgado N° 6, ambos de Lomas de Zamora.