La madrugada del sábado 18 de enero de 2020, Fernando Báez Sosa, de 19 años, fue asesinado de una golpiza realizada a la salida del boliche Le Brique de Villa Gesell en mano de un grupo de rugbiers asesinos. El hecho conmocionó a todo el país por la brutalidad y violencia de las imagenes, por la crueldad y el ensañamiento perpetrados contra un jóven que cada día se fue conociendo más como bueno, solidario, alegre, buen hijo y amiguero. Ese mismo día, en horas de la tarde detuvieron a 10 rugbiers acusados del crimen, a los que se sumó uno más que ya no se encontraba en la villa al momento de las requisas policiales.

Luego de las imágenes y los relatos de testigos se conocieron detalles acabados de las agresiones y golpes que sufrió el exalumno del colegio Marianista. Los médicos del Hospital de Villa Gesell constataron la muerte de Fernando Báez Sosa poco después de que el joven llegara inconsciente en la ambulancia. Luego, concretamente, la autopsia confirmó que Fernando Báez Sosa murió por un golpe muy fuerte en la cabeza. Además, se observaba un fuerte golpe en la mandíbula.

El informe indica que la causa de la muerte de Fernando Báez Sosa fue un traumatismo severo de cráneo, un golpe muy fuerte en la cabeza que le provocó un sangrado interno y la muerte inmediata. Durante el análisis, se comprobó que el rostro de Fernando tenía marcas de la suela de una zapatilla. Según se aseguró en el expediente, las características de la marca coincidirían con el dibujo de las zapatillas de Máximo Thomsen.

Máximo Thomsen
La marca de las zapatillas de Máximo Thomsen coincidirían con los golpes en la cara de Fernando.

Por esta muerte, Máximo Thomsen (20), Ciro Pertossi (20), Luciano Pertossi (19), Lucas Pertossi (21), Enzo Comelli (20), Matías Benicelli (21), Blas Cinalli (19), Ayrton Viollaz (21), quienes cumplen prisión preventiva en la Alcaidía 3 del penal de Melchor Romero, serán juzgados por el delito de "homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas".

En un principio, en el marco de la causa también había sido detenido el rugbier Juan Pedro Guarino (19), pero este joven había sido excarcelado y luego sobreseído.

Los rugbiers
Los rugbiers están detenidos en la Cárcel de Melchor Romero, La Pata.

En el caso de Milanesi (19), los integrantes de la Sala 1 del tribunal, Luis Felipe Defelitto, Fernando Sotelo y Susana Miriam Darling Yaltone, dispusieron por mayoría el "sobreseimiento total", en línea con el planteo hecho en ese sentido por el defensor de los rugbiers, Hugo Tomei.

El fallo considera que no existen elementos suficientes para llevarlo a juicio: "Sólo sabemos que Milanesi estuvo esa noche en Villa Gesell y no mucho más", aseguraron los magistrados. "El Código Procesal es terminante al exigir que el acusador debe contar con elementos para avanzar en la persecución. Pues bien, tales elementos no están visibles, y tampoco fueron invocados", explicaron.