El delincuente que murió al ser linchado por un grupo de personas que participaban del Vía Crucis en la localidad bonaerense de Ciudad Evita, luego de intentar cometer una entradera en una vivienda cercana junto a un cómplice, que logró escapar, fue identificado como Marcelo Quispe, que había salido de la cárcel de La Plata tras purgar una condena por robo.

El cruento episodio fue una información exclusiva brindada por cronica.com.ar y que también fue publicada en el diario en la edición de este lunes. Los hechos se sucedieron en una casa situada sobre la calle Jume al 200, en dicha localidad del partido de La Matanza, donde en el primer piso estaban madre e hija, quienes ordenaban ropa.

Uno de los ladrones comenzó a forcejear con la joven, para taparle la boca y volver a introducirla en la casa, pero la víctima logró zafarse y continuó con sus desesperados pedidos de ayuda. 

En ese momento escucharon pasos en la escalera y luego vieron a dos delincuentes que habían forzado la puerta de entrada y que llegaron hasta ese ambiente. En ese momento, mientras la madre era reducida por los asaltantes, la hija salió al balcón de la habitación y comenzó a pedir auxilio a los gritos.

Por este motivo, uno de los ladrones comenzó a forcejear con la joven, para taparle la boca y volver a introducirla en la casa, pero la víctima logró zafarse y continuó con sus desesperados pedidos de ayuda. Ante esta situación, los delincuentes se fueron de la vivienda y comenzaron a correr por la calle.

Sin embargo, a unos doscientos metros, en la esquina de El Tala y la Peperina se cruzaron con un grupo de personas que participaban del Vía Crucis por Semana Santa, quienes redujeron a uno de los ladrones, de contextura robusta, y con los cordones de sus zapatillas le ataron las manos, mientras que el cómplice logró escapar.

De acuerdo con los voceros, el asaltante luego fue puesto boca abajo y tres personas subieron encima de él para poder contenerlo, al tiempo que otros lo pateaban, y finalmente murió. Tras un llamado al 911, efectivos del Comando Patrulla y de la comisaría 3ra. de Ciudad Evita acudieron al lugar y se encontraron el cadáver del asaltante.

Intervino en la causa el fiscal Marcos Borghi, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática Homicidios del Departamento Judicial La Matanza, quien ordenó el relevamiento de las cámaras de seguridad de la zona para intentar identificar a las personas que participaron del linchamiento.

Por su parte, el funcionario judicial esperaba los resultados de la autopsia para establecer los motivos de la muerte del hombre ya que los informes preliminares de los médicos forenses que estuvieron en el lugar del hecho indicaban que había signos de que la víctima falleció asfixiada. Por este motivo, los pesquisas intentaban corroborar si al hombre, mientras estaba reducido, le taparon la boca con algún tipo de pañuelo u otro elemento.