Momentos de tensión y dramatismo se vivieron este lunes en la ciudad bonaerense de La Plata, cuando un hombre, armado con un filoso cuchillo, tomó de rehén a un amigo, a quien amenazaba con asesinar en el interior de una vivienda.

La tremenda odisea se extendió casi 3 horas y culminó gracias a la tarea desplegada por el Grupo Halcón de la Policía de la provincia de Buenos Aires, que redujo al agresor. Los funcionarios opinan que dicho individuo tendría las facultades mentales alteradas, porque, horas antes, había sido detenido preventivamente, al ser sorprendido mientras pretendía ingresar a una casa en Tolosa.

El cinematográfico hecho, que provocó gran consternación entre los diversos habitantes del vecindario, comenzó a las 18 de la víspera en el interior de un domicilio situado en la calle 6 al 200, entre 36 y 37, en el denominado Barrio Norte de la capital provincial.

Allí, un un descontrolado sujeto, identificado como Pedro Leonardo Vancella, de 44 años, manifestó que quería a los medios periodísticos porque de lo contrario iba a asesinar a cuchilladas a uno de sus amigos, a quien mantenía como rehén dentro del inmueble.

Las palabras del hombre fueron escuchadas por uno de los habitantes del vecindario, quien avisó de la situación al número telefónico de emergencias 911.

De inmediato los Grupos Halcón y de Respuesta Inmediata de la institución de seguridad, apoyados por el personal de la Policía Local platense, rodearon la zona, oportunidad en la que un negociador especializado inició tensos diálogos con el individuo.

Según dijeron los testigos, el forajido también amenazaba con suicidarse. Por este motivo, se realizó un amplio operativo, que requirió el corte del tránsito en calles 6, 36 y 37.

El caso finalizó alrededor de las 21 cuando los efectivos del Grupo Halcón lograron reducir al individuo, quien se presume tendría problemas mentales.

Algunos trascendidos aseguran el sujeto había estado detenido, en la mañana de ayer, por algunas horas, en la comisaría 6ª de La Plata, luego de que los policías lo sorprendieran mientras trataba de ingresar en el patio de una casa ubicada en calle 4, entre 521 y 522, en Tolosa.