Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

Cuatro narcotraficantes -tres hombres y una mujer- fueron detenidos por los pesquisas policiales de la comisaría 9ª de Quilmes en el denominado Barrio Parque Calchaquí, en el citado distrito, que está situado en la zona sur del conurbano bonaerense.

Los delincuentes, que tenían gran cantidad de armas de fuego, comercializaban cocaína y marihuana, pero además se dedicaban a desarmar vehículos robados. Un detalle llamó la atención de los pesquisas: dichos marginales tenían material quirúrgico y, por tal motivo, se sospecha que habían logrado instalar en el lugar un centro asistencial clandestino para de esa manera atender a malvivientes heridos en tiroteos con las fuerzas de seguridad y con miembros de otros grupos delictivos que venden drogas en el Gran Buenos Aires.

Voceros de los tribunales de Quilmes aseguraron que el procedimiento se llevó a cabo en el cruce de las avenidas Carlos Pellegrini y General Mosconi, donde estos servidores públicos apresaron a los involucrados, en cuyo poder incautaron las sustancias ilícitas.

Objetos incautados

A su vez, el personal de la citada seccional encontró 5 pistolas 9 milímetros (una Pietro Beretta, una Bersa, una Browning y dos armas similares, pero que tenían las numeraciones y las marcas limadas), 5 revólveres con los números suprimidos, 3 escopetas, 2 pistolones, una carabina, varias autopartes de vehículos robados, dinero que se cree la gavilla obtuvo al comercializar los estupefacientes, gran cantidad de municiones de diversos calibres, un handy, 6 teléfonos celulares, una balanza de precisión utilizada para el pesaje de las drogas, un VW Passat gris que se hallaba semidesmantelado y un BMW propiedad de uno de los delincuentes.

Pero lo que llamó la atención de los pesquisas, que actuaron con el apoyo de la Jefatura Distrital de Quilmes Oeste y de la Policía Local, fue que los narcotraficantes tenían una caja en cuyo interior había material quirúrgico, y por tal motivo se sospecha que los sujetos habían logrado instalar “un hospital clandestino”, con la intención de atender a los heridos en enfrentamientos armados tanto con los integrantes de diferentes fuerzas de seguridad como con miembros de bandas adversarias que también se dedican a vender estupefacientes en el sur del conurbano provincial.

Autoridades policiales de la Jefatura Departamental de Quilmes se encargaron de supervisar las mencionadas diligencias investigativas, no descartándose que haya más personas involucradas en dichas maniobras.

Intervino en la causa la Unidad Funcional N° 20 -temática de drogas- perteneciente al Departamento Judicial de Quilmes.