El padre de la estudiante de Enfermería Agustina Bustos, asesinada de una puñalada durante un robo en Bahía Blanca, publicó una carta en el muro de Facebook de  Mauricio Macri, en la que manifestó: "Hoy señor presidente, pasé a ser parte de la dolorosa realidad".

"Hoy voy a velar a mi hija, estudiante de la universidad del sur, capaz, inteligente, con solo 19 años y una vida por delante", añadió Eduardo Aníbal Bustos en su carta. "Un trío de drogadictos le quitó la vida a mi hija y, por ende, parte de mi vida se va con ella", agregó.

"Mi llanto no para, me duelen los ojos... me duele el alma. Mañana, con un manto de tierra voy a despedir a mi única hija Agustina Solange Bustos, en Bahía Blanca, fue acuchillada, por tres drogadictos", agregó el hombre en otro tramo de la publicación en la que se dirigió al "señor presidente, señora ministra de Seguridad, gobernadora y todos los que viven opulentamente con nuestros impuestos".

Carta del padre.

Mas tarde, Bustos, quien trabaja como chofer y vive en la localidad de Ingeniero White, afirmó a la prensa que siente "impotencia".

"Me mato laburando para que ella tenga lo mejor, que tenga un porvenir y viene un pibito de estos, me apaga la luz y me deja sin nada", indicó.

Sobre Agustina dijo que era su única hija y que vivía algunos días con él en Ingeniero White y otros con su madre, en Bahía Blanca, ya que están separados.

Los restos de la joven serán sepultados este mediodía en un cementerio privado de la ciudad, luego de que anoche un centenar de personas se movilizaran por el barrio Rucci, donde vivía, para reclamar justicia y seguridad.

Poco después de la protesta, un grupo reducido de vecinos se dirigió a dos viviendas en las que se sospecha residían los tres menores acusados del crimen y arrojó piedras y provocó destrozos, por lo que debió intervenir la policía.

En las últimas horas el juez de Garantías del Menor Esteban Usabiaba convirtió en detención la aprehensión del adolescente de 17 años acusado del hecho, mientras que en el caso de los otros dos, y en el marco de medidas restrictivas, decidió que permanezcan alojados en el centro de recepción Valentín Vergara, ya que por su edad son inimputables y no pueden ser juzgados por este hecho.