El operativo, denominado "Ave rapaz" por el logo que tenían los paquetes de droga, fue un trabajo conjunto realizado por varias divisiones y unidades de la Policía Federal (PFA) y la Gendarmería Nacional que trabajaron de forma articulada durante ocho meses para desbaratar a la organización.

“Se trata de una de las incautaciones de cocaína más importantes de la historia argentina y fue posible por el trabajo en equipo”, afirmó Bullrich en una conferencia de prensa que brindó en el Departamento Central de la PFA junto con el jefe de esa fuerza, Néstor Roncaglia y el secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco.

También asistieron el secretario de Seguridad Interior, Gerardo Milman, y el jefe de Gendarmería, Gerardo Otero, entre otros funcionarios.

Hace una semana, en el marco de la pesquisa, las fuerzas federales arrestaron a tres personas que trasladaban 67 kilos de cocaína y 25 kilos de marihuana en Cafayate.

Entonces, se realizaron seguimientos en todo el país y trabajos de inteligencia criminal que incluyeron escuchas telefónicas de las cuales el domingo pasado surgió que se iba a realizar una reunión para cerrar una operación entre dos de los miembros más importantes de la banda, uno de ellos conocido como “El Tío”.

“Amigo, ya vamos, son 820 facturas y serían 328 gringas”, fue el mensaje de texto que se interceptó de uno de los 30 teléfonos intervenidos y a partir del cual luego se logró detectar que se iba a entregar un cargamento en un galpón de la localidad bonaerense de Tapiales, partido de La Matanza.

Luego se establecería que los narcos se referían a la entrega de 820 paquetes de cocaína y al pago de 328.000 dólares que debían hacerles por el transporte desde Salta a Buenos Aires.

Entonces, se comenzó a seguir al sospechoso hasta que ingresó con una camioneta Toyoya Hilux detrás de un camión Mercedes Benz con toldo cobertor a un depósito. Poco después, el sospechoso se retiró del lugar a pie y los efectivos lo detuvieron e irrumpieron en el lugar, donde hallaron 817 ladrillos de cocaína con el logo de un ave de rapiña que ya estaban acomodados en el baúl de la Toyota y aprehendieron a otros tres hombres.

La cocaína provenía de la provincia de Salta y tenía como destino distintos centros urbanos de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

A continuación, se desarrollaron allanamientos en Tapiales y Parque Patricios donde se decomisaron otros 280 panes de droga y se secuestraron 280.000 dólares, elementos de corte y fraccionamiento, armas de fuego y once teléfonos celulares.

Las pruebas de rigor arrojaron un total de 1.166 kilos de cocaína que fueron incautados durante todos los procedimientos, los cuales tienen un valor de 34 millones de euros en las principales capitales de Europa.

De acuerdo a la pesquisa, los detenidos conformaban las cuatro cabezas de la banda dedicada al acopio y la comercialización de cocaína. 

 

Fuente: Télam