Desde hace cinco años que María Soledad Piva, es víctima de una pesadilla. Sin embargo, en los último días su pánico se agudizó. Es que su ex pareja y padre de su hijo, condenado a prisión por incendiarle la casa, y amenazarla de muerte con arma de fuego en forma reiterada, se encuentra prófugo de la Justicia desde hace un mes. 

La mujer contó que todo comenzó cuando se separó de su pareja en 2017, identificado como Stella Marcos Alberto. Aunque en una primera etapa su relación venía en buenos términos, la misma se tornó conflictiva cuando ella volvió a rehacer su vida y empezó a salir con otra persona. "Desde ese momento comenzó el maltrato psicólogico de parte de él hacia mí, y las amenazas constantes con que iba a sacarme al nene", contó la mujer en diálogo con cronica.com.ar

Aunque sin duda que el límite fue el 25 de marzo del 2018, fecha en la que el acusado se presentó armado en la casa de Soledad donde ella vive con sus tres hijos, que afortundamente no estaban en ese momento. Primero le apuntó con el arma desde la calle, cuando ella estaba en el balcón. Luego golpeó y pateó la puerta a la vez que la amenazaba con que iba a matarla a ella y a la persona con la que estaba. Cuando ella bajó, el la empujó y entró en la vivienda. 

Cuando llamó a la Policía, para su sorpresa, la respuesta que obtuvo es que tenía que realizar la denuncia porque ellos no podían hacer nada, razón por la que Soledad se dirigió a la comisaria comunal número 12. Cuando terminó de denunciar el hecho, le avisaron que su casa se había prendido fuego. A partir de ahí comenzó una investigación y una serie de peritajes que este año concluyeron una resolución que estableció a su ex pareja como culpable, por lo que fue condenado a tres año y medio de prisión en cumplimiento. Sin embargo, cuando le notificaron la sentencia, el hombre se dio a la fuga y hace un mes que está prófugo. 

"Necesito que la Justicia haga algo porque no puedo vivir así, tengo otros hijos y no puedo vivir tranquila con un enfermo así", expresó la mujer a este medio quien además teme que el acusado tome represalias contra ella y se lleve Renzo, el hijo de ocho años que tienen en común. Cabe destacar que ya lo hizo en otras oportunidades. Primero en el 2016 oportunidad en la que el hombre se llevó al menor por unas horas luego de mantener una discusión con ella. La denuncia fue realizada en la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) en Capital

Mientras que en el 2019, la mamá de Soledad llevaba a Renzo a la escuela, cuando el hombre apareció, tiró a la mujer mayor al suelo y le arrebató al menor a quien subió en un auto. Por cinco días Soledad no supo donde estaba su hijo. Gracias a la presión mediática que tomó el caso, el hombre que estaba en Mar del Plata con el niño, lo devolvió. Asi fue que le colocaron una tobillera para poder rastrearlo y controlar la distancia que mantiene con respecto a ella. Sin embargo, la mujer reclamó que el hombre incumpió la medida más de una vez, ya que su dispositivo sonó varias porque él se acercó a ella aunque no debia hacerlo.

"Tengo temor que me haga ahora, o al nene. No sé que más esperan que haga, están esperando que me mate a mí. Es como una pesadilla que parece que nunca va a terminar", dijo la mujer. 

La resolución que establece que el acusado fue declarado culpable:

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy