El fiscal que investiga el triple crimen de tinte mafioso cometido el lunes en la localidad rosarina de Granadero Baigorria dijo este martes que “es razonable” la hipótesis del ajuste de cuentas narco, ya que uno de los asesinados era sindicado como presunto sicario de la banda Los Monos”.

“Es razonable la hipótesis (del ajuste de cuenta narco), no nos vamos a adelantar a jugarnos por algo en particular, pero lo cierto es que esos son los datos objetivos”, sostuvo el fiscal Florentino Malaponte.

El representante del Ministerio Público de la Acusación (MPA) investiga un triple crimen en el que fueron ejecutados arriba de un auto dos hermanos y otro hombre con antecedentes penales. Se trata de Ezequiel David “Parásito” Fernández (38); su hermano José “Grasita” Fernández (30) y Gerardo “Abuelo” Abregú (40). 

Malaponte confirmó que en el lugar, una vivienda ubicada en Liniers al 2000 de Granadero Baigorria, lindera con la ciudad de Rosario hacia el norte, la Policía secuestró 27 vainas servidas calibre 9 milímetros. “Las personas fallecidas no tienen señales de haberse defendido, las estaban esperando”, detalló el fiscal en rueda de prensa.

Los investigadores buscan un Volkswagen Bora color gris con los vidrios polarizados como el auto en el que se movían los tres sicarios que acribillaron a las víctimas. De acuerdo con la investigación, los hermanos Fernández y Abregú arribaron al lugar –una casa que alquilaban hace tres o cuatro meses- alrededor de las 16.30 y estacionaron un Chevrolet Corsa. "No los dejaron bajar, les tiraron casi treinta tiros”, dijo un investigador.

Uno de ellos, “Parásito” Fernández, estuvo involucrado en un secuestro extorsivo por el que fue procesado el jefe de la narcobanda “ Los Monos”, Ariel Máximo “Guille” Cantero (29), recientemente condenado a 22 años de prisión por asociación ilícita y homicidio.

El procesamiento por ese secuestro dictado a “Guille” por el juez federal 3, Carlos Vera Barros, fue anulado por la Cámara Federal de Rosario en enero último al considerar que el caso debe ser investigado en la Justicia ordinaria.

Según la investigación, “Parásito” Fernández era considerado el “jefe de los sicarios” de “ Los Monos” en septiembre de 2017, cuando, junto a otra persona, secuestró a un trabajador de 22 años al confundirlo con otra persona, por la que quería pedir rescate.

Cuando allanaron su vivienda en la zona norte de Rosario Fernández ya no estaba, pero fue detenido otro hermano, Nahuel, quien luego quedó desligado del caso.

En esa vivienda de José Ingenieros al 7600 la Policía Federal incautó chalecos balísticos, una pistola ametralladora halcón con inscripción de Gendarmería Nacional y tres pistolas calibre 9 milímetros. De acuerdo a la acusación, “Guille” Cantero ideó y organizó ese secuestro fallido –la víctima equivocada resultó ser el hijo de un carnicero- desde la cárcel santafesina de Coronda, donde estaba detenido en ese entonces.

Según explicó el fiscal Malaponte, “Parásito” Fernández estaba prófugo en una causa por homicidio en la que fue condenado a 10 años de prisión, además de la del secuestro. Había sido condenado en 2015 y febrero del año siguiente violó una salida laboral.

Su hermano José y la tercera víctima, el “Abuelo” Abregú, también “tenían condenas” judiciales por otros delitos, informó el fiscal.

El abogado Ariel González Zeballos, defensor de los hermanos Fernández, dijo en declaraciones a Radio La Ocho de Rosario que “es apresurado hacer afirmaciones” sobre el móvil del triple crimen. “Pero lo concreto –afirmó- es que existía una clara intención de que nadie saliera con vida de ese auto”.

Fuente: Télam