De Bonis dice haber sido torturada por organizar ollas populares. 

Corina De Bonis, la maestra que será indagada el próximo 2 de mayo por falso testimonio, ratificó este miércoles la declaración que en su momento había hecho ante la justicia y recordó que fue subida a un auto rojo, golpeada y que le escribieron con un punzón en su abdomen: "ollas no".

El 12 septiembre de 2018, un mes después de que una explosión en una estufa provocara la muerte de dos personas en una escuela primaria de Moreno, De Bonis denunció ante la justicia haber sido secuestrada y torturada.

LEÉ TAMBIÉN: Imputan a vicedirectora donde trabaja la maestra tajeada

Sin embargo, la semana pasada Emiliano Buscalia, a cargo de la UFI N° 5 que interviene en la causa, decidió imputarla por falso testimonio asegurando que hay "inconsistencias en su relato" y un "análisis que en tiempo y espacio no coinciden", por lo que deberá presentarse a declarar la semana que viene.

"Me interceptó un auto rojo con vidrios oscuros. El auto apareció por atrás mio y se me cruzó, después bajaron tres hombres, me subieron al auto, me dieron un golpe en el estómago que me dejó sin aire y me pusieron una bolsa en la cabeza", afirmó De Bonis en declaraciones a TN.

De Bonis asegura que fue subida a un auto rojo, golpeada y que le escribieron con un punzón en su abdomen: "ollas no".

"Yo se lo que pasé, yo se lo que viví y nadie me puede influenciar en lo que pasó", manifestó la mujer y sentenció "no tengo nada que ocultar, es mi verdad, así que me haré presente y contestaré todas las preguntas como lo he hecho hasta ahora".

LEÉ TAMBIÉN: Marcha de antorchas por la maestra torturada en Moreno

Luego explicó que no fue ella quien impulsó la realización de ollas populares, situación que, a su parecer, le generó la agresión, sino que "la idea salió de la escuela, en un reunión dijimos que como no se podía cocinar en la cocina íbamos a salir a cocinar en la calle y todas estuvimos de acuerdo".

También dijo no ser "opereta k" ni "impulsora de la olla". “Yo no soy kirchnerista, no comparto su política, no comparto su ideología”, aclaró la docente. 

"Una vez en la calle se acercaba el viejito de la esquina o mamás que te decían que sus hijos no comían desde el viernes, y ya era lunes, es imposible decirle que a esa gente que no le das comida", sentenció.

La vicedirectora del centro de educación, María Fuertes, también fue imputada por falso testimonio. 

Tanto ella como María Fuentes, vicedirectora del Centro de Educación Complementario (CEC) 801 donde ambas trabajan, fueron imputadas por falso testimonio ya que aseguraron haber recibido amenazas para que dejen de hacer las ollas populares, lo que según la justicia no sucedió.

LEÉ TAMBIÉN: Corina de Bonis: "Fue suficiente para asustar, y mucho"

En tanto, el fiscal Leandro Ventricelli, que será quien le tome declaración a la ahora acusada de falso testimonio, detalló en declaraciones a la prensa que los dichos de De Bonis "no se pueden acreditar por el momento" y que "hay material fílmico provisto por la Policía Bonaerense" que se ha "analizado varias veces y cotejado con el resto de las pruebas, también se tomó declaración a todos los vecinos y nadie respalda las versiones de ella".

"Los psicólogos (que le realizaron los peritajes) hablan de una persona que puede ser fácilmente influenciable" y que un "relato tan estructurado y esquematizado es un indicativo de un relato que no sería verídico".

De hecho, cuando le preguntaron a De Bonis por una mujer y un hombre que se ven caminando en las imágenes de las cámaras y que declararon en contra de su versión, ella se limitó a responder: "No sabría que decirle". No sé, no los conozco. Que a mí me sucedió, me sucedió, que las lesiones las tuve, las tuve. No esperen que diga por que mintieron porque no lo sé”.

Finalmente, De Bonis admitió no haber vuelto a trabajar desde que realizó la denuncia. "Me arruinaron la vida", dijo al final de la entrevista.