Lourdes Espíndola, la policía de 25 años que fue asesinada el sábado en el del distrito bonaerense  Ituzaingó, tenía muerte cerebral y su familia decidió donar sus órganos.

Este lunes por la tarde, se le practicó la ablación de los órganos y ahora, su marido, Fernando Altamirano, espera por el finalice la autopsia para poder velarla.

Una unidad del Centro Único de Ablación e Implante de la provincia de Buenos Aires (Cucaiba) llegó durante esta jornada al Hospital Posadas, donde Lourdes se encontraba internada con muerte cerebral luego de ser baleada mientras esperaba el colectivo tras realizar tareas adicionales.

La joven había ingresado en la Policía Bonaerense en junio de 2015 y desde septiembre del año pasado, prestaba servicios en el Comando de Patrullas de Moreno.

El sábado, cuando fue asesinada venía de realizar un adicional en la estación de peaje Quintana en la Autopista del Oeste.

Ver más productos

Ambrosio fue quien introdujo en Occidente el canto alternado de los salmos.

La Iglesia recuerda hoy a San Ambrosio de Milán

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

La devoción del Papa por la Virgen.

La devoción del Papa por la Virgen

Ver más productos