Una prófuga de la Justicia ya está entre rejas. La Prefectura Naval Argentina detuvo ayer, en la localidad bonaerense de Longchamps, en el Partido de Almirante Brown, a una mujer que tenía pedido de captura internacional por estar involucrada en un robo millonario en General Artigas (República del Paraguay).

El operativo fue el resultado de una investigación realizada por la PNA, con la coordinación del Ministerio de Seguridad de la Nación, mediante la cual se determinaron los movimientos de la mujer, Trinidad Basilisa Molinas, de nacionalidad paraguaya, que fue detenida en la intersección de las calles Laprida y Gral. Cardales de la mencionada localidad.

Basilisa se halla imputada en un robo millonario por un monto de 150.000.000 millones en moneda guaraní en la localidad de General Artigas, departamento San Pedro del Paraná (Paraguay). El delito se produjo cuando dos encapuchados ingresaron a la vivienda de sus ex suegros, los maniataron, robaron el dinero y se fugaron.

La mujer, soltera, de 43 años, estaba prófuga desde octubre de 2017 y tiene domicilio en la Compañía San Juan Distrito de San Pedro del Paraná (Paraguay). Interviene en la causa el Juzgado Federal de Primera Instancia en lo Criminal y Correccional N° 2 doctor Federico Villenas, Secretaría N° 6 a cargo del doctor Marcos Frezini, de Lomas de Zamora, quien ordenó la detención de la mujer con carácter de incomunicada.

El hecho, según narraron las crónicas de aquel momento, ocurrió en el interior de una vivienda ubicada en la Colonia Independencia de ese distrito, resultando una de las víctimas el propietario del recinto, Juan José Esquivel Speratti. Los delincuentes se apropiaron de un revólver calibre 44 y un rifle y se alzaron con dinero en efectivo que totaliza la suma de 150.000.000 de guaraníes, aproximadamente producto aparentemente de un ahorro.

El asalto estuvo a cargo de tres sujetos a cara descubierta, todos con un arma de fuego en mano, que actuaron con bastante violencia. Los uniformados, tras el diálogo con las víctimas, refirieron que los marginales se desplazaban a bordo de un vehículo de color gris oscuro con matricula de la República Argentina al momento de perpetrar el atraco.

Poco después el propio Esquivel denunció a Basilisa, que era su nuera, como la ideóloga del millonario asalto. Los investigadores descubrieron mensajes en los celulares de los nietos que comprometían a la mujer. Ahora, tras los pasos legales de rigor, la sospechosa deberá responder a la requisitoria de la justicia paraguaya.