La brutal muerte de Tahiel, de 2 años, conmocionó a la localidad entrerriana de Gualeguaychú. Los estremecedores resultados de la autopsia confirmaron lo que sospechaban los investigadores: el nene sufría todo tipo de maltratos. Por el asesinato, su madre sigue detenida, mientras que su padrastro se suicidó en la celda.

El informe, dado a conocer en las últimas horas, indicó que la víctima presentaba lesiones recientes y antiguas en todas partes del cuerpo; y confirmó que la causa de muerte fue asfixia después de que el contenido gástrico se le fuera a la parte respiratoria al perder el conocimiento.

Así dio a conocer el médico forense Marcelo Benetti, quien estuvo a cargo de la necropsia. "Tenía signos de sarnas evolucionadas, con zonas infectadas, lo que indica la falta de cuidado y aseo. Presentaba golpes en la cabeza, algunos directos y otros que podrían deberse a azotadas contra algo. Los golpes estaban en la frente, el rostro y sus ojitos estaban muy hinchados", confió en declaraciones a Radio Máxima.

No tenía quebraduras pero sí presentaba quemaduras con cigarrillos y también una quemadura antigua que figuraba en su historia clínica del hospital, reveló el profesional. 

Un primer estudio del cuerpo había indicado que Tahiel ingresó al hospital “frío, pálido, sin presentar signos vitales, con un cefalohematoma frontal biparietal bitemporal”. También presentaba “signos de sangrado en oído derecho y nariz, un hematoma bipalpebral bilateral, hematoma en tórax izquierdo de aproximadamente cuatro centímetros, también dos hematomas en región anterior miembro inferior izquierdo”.

El crimen fue dado a conocer este lunes cuando la mamá llegó a la guardia del centro de salud con el niño tapado con una frazada, aunque luego se conoció que estaba fallecido. 

En la investigación intervino el fiscal Mauricio Guerrero, quien solicitó un allanamiento a la vivienda de su familia, en el barrio La Cuchilla, en la zona norte de Gualeguaychú, y después ordenó la detención de la madre de la víctima junto a su pareja. 

Sin embargo, mientras aguardaba a ser indagado e imputado por “homicidio agravado” junto a la mujer, el padrastro se suicidó en la celda de la Departamental de Policía en el mediodía del martes.