Los hijos de Diego Maradona al abrir un contenedor con sus  pertenencias adiviertieron que no estaba todo lo que sabían que había, por lo que iniciaron un reclamo judicial.

Antes de su muerte, Maradona había mandado dos contenedores desde Dubai, donde pasó varios años de su vida, con sus cosas más preciadas.

Matías Morla, abogado de Maradona, convocó a una escribanía para que hiciera el conteo de los objetos y cerrara con faja el contenedor ubicado en Beccar, a la espera de la realización de los trámites de la herencia.

Los hijos abrieron  esos contenedores llenos de recuerdos del ídolo y faltan cosas de mucho valor.

Estuvieron Verónica Ojeda representando a Dieguito Fernando, también Diego Jr., que está en el país de vacaciones porque quería ir a la tumba del padre a rezar, Dalma, Gianinna y Jana.

Había camisas, pantalones, gorras, regalos, trofeos. Pero no estaban ni los relojes,  ni las alhajas que sus hijos sabían que él tenía. 

"Fallecido Diego, desde el lado de Morla dicen: 'En Dubai había una suerte de cajita donde Diego ponía relojes, anillos, cadenitas de oro y demás. Eso se lo dieron a Monona, la persona de confianza que estaba con Maradona en Dubai. Y a su vez, eso llegó a Buenos Aires y se le entregó a Claudia Villafañe. Eso dicen desde el lado de Morla", dijo el periodista Carlos Monti en el programa Nosotros a la mañana.

"Los hijos dicen, 'pero pará, más allá de la cajita, faltan un montón de cosas'. Al haberse hecho el inventario en donde estaba todo bien detallado, cuando abrieron esta caja de pandora proveniente de Dubai, se dieron cuenta de que habían faltantes", agregó el periodista.

Ante esta situación los hijos de Maradona hicieron una denuncia ante la Justicia para saber dónde están las cosas.

En realidad el container ya se había abierto hace varios meses, lo que se hizo ayer es que se juntaron todos los hijos y se repartieron las cosas de su padre”, dijo Fernando Gutin, abogado de Dalma y Gianinna a Teleshow y explicó que se trató de objetos “sin valor económico pero sí sentimental” entre los que había ropa, libros y zapatillas. Claro que por haber pertenecido al ídolo futbolístico tienen un plus.

Pero no están los relojes de Diego, que era embajador de una reconocida marca de lujo de origen suizo. “Estaban sus cajas vaciadas por la gente que estaba antes. Los apoderados y representantes de Diego, eran quienes podían acceder a ese box”, aseguró.

Gustavo Pascual, abogado de Jana, aseguró  “trabajando para completar la información sobre los bienes, para entender qué pasos corresponde seguir”.

Por otra parte esta es la primera vez que Diego Junior viene a Buenos Aires desde la muerte de su padre. “Voy a ir al cementerio, le tengo que dar un beso. Su muerte fue durísima, uno de los momentos mas difíciles de mi vida”, dijo en Intrusos al arribar y sobre los motivos de la muerte agregó: “Creo que hubo responsables, por eso nos estamos presentando en la causa”.

 

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

 

Ver comentarios