Con una angustia visiblemente contenida, Mara, vecina del departamento ubicado en Rivadavia al 8800, barrio porteño de Floresta, donde María Salinas (33) fue asesinada el pasado jueves por su pareja Basra Parminder (36), relató que los tres hijos del matrimonio contaron cómo "su papá metió en una bolsa" la cabeza de su mamá, que "estaba toda pintada". "No estaba pintada, eran los golpes", afirmó a la mujer, quien también detalló que los chiquitos "estuvieron horas con su madre muerta en la cama"

"Hace 20 días, vino la policía pero no sabemos qué pasó. Ella no contaba nada, era muy discreta, muy trabajadora, muy buena persona y vecina", describió a Crónica HD la vecina a Salinas, quien fue hallada sin vida, tendida de cúbito dorsal sobre la cama matrimonial, con un profundo corte en el cuello.

 

El macabro hallazgo fue llevado a cabo por efectivos de la Comisaría Vecinal 10C de la Policía de la Ciudad, que arribaron al departamento tras ser alertados por el propio femicida, de nacionalidad india, que llamó por teléfono al servicio de emergencias 911 y aseguró que había matado a su pareja porque ella le había sido “infiel”.

De acuerdo a la estimación que hizo un médico del SAME que concurrió al lugar y luego el forense, la víctima llevaba muerta alrededor de seis horas. El hombre, en tanto, tenía heridas en la garganta, ya que habría querido quitarse la vida tras el femicidio y por ese motivo, fue trasladado por una ambulancia, con consigna policial, al Hospital Piñero.

 

A raíz de las averiguaciones efectuadas en el lugar, los pesquisas establecieron que Parminder habría visto fotos de su pareja con otro hombre y por ese motivo, mantuvieron una discusión durante la madrugada y luego decidió matarla.

LEÉ TAMBIÉN: Degolló a su mujer porque "le fue infiel" y quiso suicidarse

Debido a que al momento de descubrirse el crimen en la casa estaban los hijos del matrimonio, dos nenes y una nena, que fueron alojados temporalmente en la casa de un vecino, mientras que los policías solicitaron la presencia de un grupo de psicólogos para brindarles contención, ya que habrían estado presentes al momento del ataque y permanecieron al menos seis horas con su madre muerta allí.

Mara aseguró que los vecinos más cercanos al departamento "no escucharon nada" y confirmó que el femicida asesinó a la mujer delante de sus hijos, ya que los niños contaron a la psicológa cómo "su papá metió en una bolsa la cabeza" de su mamá, que "estaba toda pintada". "No estaba pintada, eran los golpes", indicó la mujer que lamentó que los chiquitos "estuvieron horas con su madre muerta en la cama".

"Hace dos días había hablado con él (el acusado) cuando llevaba uno de los nenes al jardín. Estamos muy mal. Anoche no pude dormirme como hasta las 3 de la madrugada. A mí, los chiquitos me mataron de amor y angustia. Es muy feo porque son tres criaturitas sin padre y sin madre", señaló Mara.

La víctima.

Y detalló sobre la situación de los menores: "No es convenientes preguntarles ni decirles nada, está la psicológa, bastante con lo que vieron. Están jugando con el nenito del departamento que los llevaron. Una vecina amorosamente los recibió porque tiene un hijito de un año y algo. La psicológa les dijo que su mamá se había fallecido".

Según le informaron, los hijos de la pareja quedarán bajo custodia de la hermana de la víctima, que llegó el pasado jueves a última hora desde Corrientes. 

Ver más productos

Santa Lucía de Siracusa, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Santa Lucía de Siracusa

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos