Una hermana de Silvia Maldonado, la joven de 17 años baleada en la cabeza por la policía durante un operativo para dar con delincuente, realizó una gravísima denuncia. Uno de los efectivos que entró a los tiros al barrio Gas del Estado le dijo, sin tapujos: "Mirame bien a la cara, soy el que le metió el cuetazo".

"La policía anduvo desde temprano en la zona, ya que a un vecino le habían robado una amoladora. A la noche, llegaron a mi casa, ubicada en calle Teodoro Fells al 1800 y fueron atendidos por Silvia, quien les pidió que les muestren la orden de allanamiento", comentó una hermana de la víctima fatal.

"Vinieron a querer entrar de prepo. Les pedí que nos muestre la orden de allanamiento, o algo firmado por un juez y empezaron a p... Golpearon a mi hermana frente mío. Ahí, los changos empezaron a venir para defendernos y los policías se alejaron pocos metros", agregó la mujer en diálogo con El Liberal.

Esto ofuscó a los policías, quienes la habrían tomado de los pelos. "Cuando los vecinos tiraron los ladrillos, ellos sacaron sus armas y dispararon. Todo fue muy violento. El policía que le disparó me dijo: 'Mirame bien a la cara, yo soy el que le metió el cuetazo a tu hermana'".

"Ellos la agarraron de los pelos y mis vecinos para defenderla comenzaron a tirar ladrillazos", agregó Paola Morales, la madre de la menor que la noche del domingo recibió un disparo en la frente y murió tras dos días de agonía.

Todos coincidieron en que fue un procedimiento muy violento y que los policías no dudaron en sacar sus armas reglamentarias.